.

Sexo/género, feminismos y clase: reflexiones y prácticas “Tres feministas materialistas” en las Jornadas de Pensamiento Crítico en la Universidad Nacional del Sur[1]

 

Mónica Fernández Avello[2] y Graciela Hernández[3]

pp. 26-33

 

Resumen: Lectura de la obra “Tres feministas materialistas” de reciente edición en Chile, relecturas en torno a los textos de filósofas feministas desde una perspectiva materialista, quienes pensaron las relaciones sexo/género – raza y clase y que nuestras autoras recuperan para pensar la violencia política respecto de las mujeres en el contexto del Terrorismo de Estado de los años ’70 en Argentina. Un trabajo que nos invita a seguir reflexionando,  estudiando y problematizando  el sentido de la teoría que se genera y dónde se genera, justamente porque quienes escriben lo hacen también desde ámbitos no estrictamente académicos sino también militantes. Las autoras nos convocan a volver una vez más en torno al debate clásico entre idealismo y materialismo y puntualmente en torno a la categoría marxista de “apropiación” para pensar, para comprender y explicar los procesos históricos y en particular los atravesamientos entre  sexo-género, raza, clase en la historia reciente de modo de construir teoría que permita fortalecer procesos de memoria, verdad y justicia.

Palabras clave: Apropiación, sexo/género, sexaje.

 

 

 

La organización de las Jornadas de Pensamiento Crítico que se realizaron en la Universidad Nacional del Sur nos solicitó que presentáramos el libro de dos tomos titulado: Tres feministas materialistas, publicado por Ediciones Escaparate en Chile

(2012). Nuestra primera reflexión fue que la distancia con las autoras y con las compiladoras  de  las  textos  podría  ser  un  obstáculo  para  la  tarea  propuesta,  por  este  motivo decidimos darle a la presentación un tono personal, que nos alejara un poco de la explicación del sentido de la obra, del lugar de “traductoras” dando cuenta más bien de los vínculos que podíamos establecer entre las teorías e investigaciones expuestas y nuestros propios trabajos en Bahía Blanca, una ciudad del interior de  la Argentina. La presentación del libro no fue una reseña de la obra, sino un  espacio  para  pensar  teorías  y  prácticas  desde  un  anclaje  político  que  intentó  tensionar  las relaciones entre producción científica e intervenciones político/sociales.

Las  tres feministas materialistas a las que se refiere el título son las francesas: Colette Guillaumin, Nicole-Claude Mathieu y la italiana Paola Tabet. La obra fue realizada con la co-dirección de Marie- Claire Caloz-Tschopp de Suiza y Teresa Veloso Bermejo de Chile. El Volumen I se subtitula: Exilio, Apropiación, Violencia. El Volumen II  se subtitula: Racismo/Sexismo/Naturalización, Consentimiento. Ambos tomos compilan trabajos de las citadas pensadoras feministas y otros trabajos  realizados por investigadoras chilenas o sobre temáticas que dan cuenta de problemáticas de Chile, especialmente sobre los movimientos estudiantiles   y de la “Colectiva Mujeres por la Memoria de Chile. Presas ayer…historia hoy”.  

El prólogo, escrito por las co-directoras señala que la obra propone hacer conocer lo que ellas consideran una  “revolución invisible en marcha”, motorizada por las mujeres. Opinan que a pesar de la especificidad de los trabajos que compilan y de los que han escrito para esta oportunidad esperan tener una amplia repercusión, tanto para el público europeo como de América Latina y que además este no sea sólo universitario, es decir, pretenden ir más allá de la universidad. Revisaron los trabajos para presentarlos desde una práctica militante,   desde una perspectiva intergeneracional que revalorice trabajos teóricos de los 70-80, que le den importancia a la memoria, y a las “nuevas luchas” como son los actuales movimientos estudiantiles de Chile.

Los libros apuntan a un trabajo de historia, memoria, conocimiento y de conciencia social, así como  a  la  superación  de    la  fragmentación  de  las  luchas  y  los  saberes  e  incorporan  teorías innovadoras para pensar proyectos de emancipación  a la medida de los desafíos que afrontamos. Los dos libros establecen un diálogo entre dos épocas en conflicto: descolonización, Mayo Francés y la historia latinoamericana, más específicamente en Chile, donde identifican una “crisis” en términos gramscianos: el pasado no llega a morir y el futuro no aflora. El análisis también incluye algunas reflexiones sobre el inicio de la crisis europea, en especial de Grecia.

En su conjunto, la obra de estas feministas materialistas, dos francesas y una italiana, son de suma importancia para pensar en las imbricaciones entre las relaciones sociales de sexo, la “raza” y clase -que permite ver los mecanismos de apropiación- desde una mirada crítica a la ideología de la diferencia que permite analizar los mandatos heterosexuales y hasta prescindir del concepto de género.

 

1- Las propuestas de una nueva epistemología

Las directoras de la obra opinan que eligieron a tres feministas materialistas que entre cosas plantearon una nueva epistemología que permita conocer para transformar. Las tres cuestionan la epistemología tradicional que considera posible la neutralidad  científica, mientras que sostienen  que la  causalidad  mecánica  del  pensamiento  científico  disimula  el  poder,  sin  tener  en  cuenta  las diferencias entre conocimiento y ciencia, como si la ciencia no formara parte de las estructuras poder/saber. Desde estas perspectivas críticas plantean la necesidad de una nueva epistemología: debe integrar las resistencias para imaginar, pensar y nombrar[4] y apuntar a superar la fragmentación de las luchas y los saberes.

En esta presentación nos pareció fundamental rescatar la propuesta de las compiladoras que enfatizan   en   la   importancia   de   incorporar   teorías   innovadoras   para   pensar   proyectos   de emancipación  a la medida de los desafíos que afrontan en Chile. Pensamos que nuestros desafíos no son exactamente los mismos de las compañeras chilenas - que están luchando por la gratuidad de la educación  y  no  tienen  juicios  a  los  genocidas  en  marcha  –  sin  embargo,  también  estamos embarcadas en luchas en las cuales género/sexo y clase se conjugan de complejas maneras y hacen invisible las desigualdades de sexo/género.

 

 

2-  Un acercamiento a las ideas de la renovación del enfoque de apropiación de Colette Guilleaumin

a)-Importancia del concepto de “sexaje”

De la diversidad conceptual utilizada con densidad teórica y explicativa por las autoras nos interesó ahondar en el concepto de “sexaje”, al que consideramos un aporte para aprehender los procesos sociales que abordamos, tanto en el campo jurídico legal como en la docencia universitaria y la investigación social con prácticas etnográficas que incluye voces diversas.

La teoría del sexaje fue elaborada espacialmente por  la autora en  diálogo con otras feministas materialistas y da cuenta de la apropiación   constitutiva de las mujeres y surgieron de la corriente materialista radical que aportó herramientas para analizarlas en relación con la clase. Esta autora sostiene  que:  la  revolución  de  las  relaciones  sociales  de  sexo  es  la  más  importante  que  se  ha producido desde el paso de la teología a la ciencia. Es una revolución copernicana, esta revolución está inspirada en “la ira de las oprimidas” y transforma la visión del saber, del poder y de la emancipación

Esta óptica que analiza las maneras en las que el género atraviesa los modos de producción da cuenta de otra articulación entre el modo de producción esclavista y el capitalismo; la esclavitud existió antes que el capitalismo y luego se articuló con él. La esclavitud implica una apropiación directa que reduce a los actores al estado de unidades materiales apropiadas que dispone de ellas sin salario y sin  medida de tiempo. El capitalismo implica que la fuerza de trabajo es medida y cambiada por  un  salario.  Sin  embargo,  las  relaciones  entre  varones  y  mujeres  en  el  seno  del  modo  de producción doméstico conjugan sin contradicciones aparentes ambos modos, sistemas, vemos el funcionamiento de estos mecanismos en el trabajo gratuito que realizan las mujeres que  hacen en su familia pero también en hospitales, residencias de ancianos, en los lugares de trabajo, sus jefes, sus alumnos. Este análisis supera al análisis feminista que funda la opresión de las mujeres en la familia conyugal, con esta mirada también podemos ver las múltiples opresiones que sufren las mujeres en la familia y en otras instituciones.

El sexaje se ve claramente en: el mercado de trabajo, el confinamiento en el espacio, la demostración de fuerza, la obligación sexual y el arsenal jurídico   que sostiene estas prácticas. Sostienen que en el siglo XXI se siguen manteniendo relaciones de tipo esclavistas cuando se trata de las  mujeres,  ya  sean    esposas,  viudas,  abuelas,  monjas,  solteras  se  la  obliga  -sin  salario  y  sin restricciones horarias- al cuidado corporal y afectivo de otros seres humanos.

El sexaje se hace visible a través de  la violencia que se ejerce para domesticar a las   mujeres, en la apropiación de sus  cuerpos, en la violación y abuso sexual, tanto en el ámbito familiar, como en su uso como arma de guerra y como demostración de poder y “propiedad”  de los varones. En el caso de los juicios a los militares genocidas realizados en Bahía Blanca pudimos vivenciar como la violencia hacia las mujeres tuvo características específicas, en las cuales las violaciones fueron una constante que casi no se nombra. Las mujeres activistas y militantes fueron vistas por sus represores como una amenaza  al dominio masculino que ellos detentaban.

 

b)- Apropiación y racismo

Según la autora la esclavitud de la Edad Moderna es un producto de la expansión colonial y de las relaciones de apropiación que generó. La apropiación de las personas es el fundamento del racismo que creó a la raza, ya que es el racismo el que creó a la raza  y no a la inversa. La idea de raza se arraiga en la relación de apropiación que la produce, la marca del racismo es posterior a la relación esclavista. La racialización de las relaciones sociales es la consecuencia del racismo, el concepto de raza, concebido como un conglomerado de características heredadas, proviene del pensamiento europeo de los siglos XVIII y XIX, no es anterior y no puede pensarse sino en relación a la política expansionista europea. Desde el siglo XV los europeos conquistaron   y sometieron a los pueblos enteros en todos los continentes, los clasificaron y racializaron.

 

3- Un  acercamiento a las ideas de alienación, sumisión, consentimiento y poder de Nicole Claude Mathieu.

Nicole Claude Mathieu es una feminista profunda y pionera en muchas cuestiones, considerada una figura representativa del feminismo de la segunda ola[5]. Sostiene que no hay un “sujeto” único ni esencializado del  feminismo, sino un  conjunto de  posiciones   socio-políticas.  La  autora utiliza el concepto de “relaciones sociales de sexo” cuestiona la utilización del concepto de género y propone e-pensar las articulaciones de sexo-género –sexualidad.

Entre sus observaciones a la utilización y a las confusiones que entiende encierra el uso del concepto género señala que considera que el género construye al sexo y que el heterosexualismo no sólo es un comportamiento sexual, sino una forma de definir a las mujeres en  una relación de dependencia de los varones. Para elaborar estos pensamientos toma las ideas fundantes de Simone de Beauvoir, en cuanto a que “no se nace mujer, sino que se llega a serlo” y a Monique Mitiga que dijo que “mujer” solo tiene sentido en el sistema de pensamiento y economía heterosexuales.

Sus observaciones a las clasificaciones de sexo/género presentan particularidades   y diferencias con las teorías de Judith Butler[6]  y mantuvo distancias con la teoría queer y la   “tercera ola del feminismo”. También discutió los conceptos de patriarcado y matriarcado, además utiliza el concepto de viriarcado, al que considera más apropiado.

La autora  debatió con las grandes teorías antropológicas a los efectos de cuestionar cómo se habían analizado la alienación, sumisión y consentimiento de las mujeres, desde las teorías del intercambio de las mujeres como el origen de la cultura postulada por Claude Levi- Strauss, la teoría del consentimiento de las mujeres a la dominación de  Maurice Godelier y el concepto de violencia simbólica de Pierre Bourdieu, al considerar, junto con su idea de “dominación” sumamente débil, y con escasa capacidad explicativa para dar cuenta de la violencia real y material ejercida por los hombres contra las mujeres.

 

4- Un acercamiento a las ideas sobre la reproducción  y el uso de los cuerpos  en la reproducción: Paola Tabet

La  autora  focalizó  en  dos  granes  temáticas:  a-.La  importancia  de     reproducción  en  el intercambio económico sexual, en los significados de la fertilidad natural pero también otras formas como la fertilidad asistida y la reproducción forzada.  b- Las manos, las herramientas y las armas en las distintas culturas y sus clases sociales.

En sus análisis de la reproducción la analiza como el terreno en el que se dan  las relaciones sociales de sexos. La reproducción forzada es una de las formas en las que se manifiestan estas relaciones. Las fuerzas que se ejercen para obligar a las mujeres a procrear son múltiples: desde el mandato de la maternidad como único camino a transitar por parte de las mujeres hasta la procreación como  producto  de  violaciones,  en muchos  casos  en conflictos  bélicos.  Todavía  hay mucho para ahondar sobre este tipo de violencia en el caso de las detenidas y “desaparecidas” de la dictadura militar en la Argentina, el análisis de los testimonios de las víctimas puede ayudarnos a comprender las características de estas prácticas, en un marco de violencia estructural. También analiza las nuevas estrategias reproductivas en el marco del auge de las biotecnologías, con las cuales la sexualidad y la reproducción son los blancos privilegiados del biopoder.

El segundo tema en el que Tabet profundiza, el de la relación de los cuerpos con sus manos y las herramientas, es  muy importante para el estudio histórico-antropológico, ya que muestra cómo las mujeres han trabajado en todas las culturas, pero el uso de elementos especializados para la realización  de  estas  tareas  ha  estado  fundamentalmente  en  manos  de  los  varones.  Desde  esta perspectiva cuestiona la noción de complementariedad y reciprocidad   hasta en las sociedades igualitarias,   para   realizar   esta   afirmación   hace   un   extenso   recorrido   por   distintas   culturas identificando las diferencias en como pescan, cazan, recolectan o realizan otras actividades mujeres y varones, las primeras lo hacen sólo con su cuerpo   y sus manos o con utensilios muy sencillos y elementales, mientras que los segundos siempre usan la máxima tecnología disponible. Pensemos que un arco con sus flechas como arma para cazar requiere de un importante despliegue tecnológico al que sabemos no tenían acceso las mujeres. Las observaciones de la autora acerca del uso de las manos y sus significados nos plantean una forma de ver las relaciones de sexo/género diferente a otras teorías feministas que transitan otros caminos teóricos, como es el caso de Rosi Braidotti[7].

 

Palabras finales

Tratamos de hacer un recorrido por esta obra tomando como eje la idea que la apropiación reconceptualizada después de Marx, por las tres feministas materialistas nos enseña que el capitalismo no ha olvidado una de sus leyes fundamentales: que la violencia es constitutiva de su poder  de  dominación,  que  la  violencia  es  ilimitada,  a  menos  que  choque    con  el  poder  de  la resistencia y una de las formas de resistir es pensarnos desde la acción.

 

 

 

Referencias

Aucía, Analía, Barrera, Florencia, Berterame, Cecilia, Chiarotti, Susana, Paolini, Alejandra y  Zurutuza, Cristina Grietas en el silencio. Una investigación sobre la violencia sexual en el marco del terrorismo de Estado, CLADEM 2011

Braidotti, Rosi,2000, Sujetos Nómades, Paidós, Buenos Aires

Butler, Judith, 2002, El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad, México, Paidós



[1] Esta es una presentación el marco de las II Jornadas de Universidad y Pensamiento Crítico realizadas en la

Universidad Nacional del Sur entre los 25 y 26 de abril de 2013.

[2] Abogada especialista en Derecho de Familia. Querellante por la Sec. DDHH de la Nación en los juicios de Lesa Humaniudad de Bahía Blanca.-

[3] Dra  en  Historia,  docente  universitaria  e  Investigadora  Adjunta  del  CONICET,  integrante  de  la  colectiva feminista Autoconvocatoria Mujeres      

[4] Las posturas epistemológicas de las autoras, si bien cuestionan a la epistemología tradicional,  no se pueden incluir dentro de las perspectivas poscoloniales o decoloniales, que establece relaciones entre ciencia y colonialismo, postulando estrategias de conocimiento con una fuerte tendencia a la deconstrucción.

[5] La “Segunda Ola Feminista”hace referencia un período de actividad feminista que comienza a principios de los años 1960 y dura hasta finales de los años 1970. La primera ola del feminismo se proponía la igualdad de las mujeres con los varones, en especial el sufragio y la igualdad de oportunidades, mientras que la segunda es también denominada del   “feminismo de la diferencia”, aunque este es un rótulo muy general que engloba diferentes posturas. En el feminismo de la segundo ola se consolidaron las ideologías feministas de izquierda   

[6] Judith Butler en su libro El género en disputa (1990) cuestionó las teorías del sexo/género destacando que no sólo el género es construido, sino que también el sexo es producto de la performatividad. La producción de esta autora marcó un hito en la denominada teoría  queer, el posestructuralismo, el posmodernismo y la llamada “tercera ola del feminismo”.   

[7] RosiBraidotti es una feminista contemporánea que estudió temáticas similares a las de Tabet en su libro Sujetos Nómades y  analizó  la  cuestión  de  las  manos  para  superar  el  dualismo  natural/artificial,  no  las  relaciones  de sexo/género.  Según  esta  autora  El  homo sapiens es  un  homo faber, un  constructor  de  herramientas,  por  la trascendencia del momento en que la mano humana tomó la primera piedra y le dio forma para multiplicar su fuerza. Destaca que la tecnología no es algo que perjudique o se oponga a la humanidad.       



   


  • Revista nuestrAmérica

  • Trazos de nuestrAmérica

  • Cuadernos de descolonización y liberación

  • Blog nuestrAmérica

  • Sello editorial Ediciones nuestrAmérica desde Abajo

  • Directorio de revistas Deycrit-Sur

¿Cómo publicar?


Directrices y normas de publicación

 

Manifiesto Deycrit-Sur sobre la descolonización del conocimiento

Síguenos en redes sociales

       

Editado desde la ciudad de Concepción, Chile. Todas las publicaciones y trabajos de Ediciones nuestrAmérica desde Abajo se realizan bajo licencia Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual-Internacional. Ninguno de nuestras revistas realiza cobros por procesamiento de artículos, publicación o lectura (No APC).