.

Toussaint y Hegel. Lecciones desde Abya Yala

Toussaint e Hegel. Lições de Abya Yala

Toussaint and Hegel. Lessons from Abya Yala

 

 

Abdiel Rodríguez Reyes

Magíster

Universidad de Panamá/

Centro de Investigaciones de la Facultad de Humanidades

Ciudad de Panamá, Panamá

abdiel.rodriguezreyes@up.ac.pa

ResearcherID: L-4957-2017

 

 

 

Resumen: Nos parece sugerente la hipótesis de Susan Buck-Morss en su libro Hegel, Haití y la historia universal, nos invita a reflexionar en torno a la relación entre Hegel y las experiencias revolucionarias en Abya Yala. En éste artículo queremos ver ésta relación y otras más, en donde las experiencias y recursos de Abya Yala sirvieron para el desarrollo de Occidente.

Palabras clave: pensamiento, Américas, filosofía, racismo, revolución

 

Resumo: Parece hipótese sugestiva de Susan Buck-Morss em seu livro “Hegel, Haiti e História do Mundo”, nos convida a refletir sobre a relação entre Hegel e experiências revolucionárias em Abya Yala. Neste artigo vamos ver esse relacionamento e outros, onde as experiências e recursos de Abya Yala serviu para o desenvolvimento do Ocidente.

Palavras-chaves: pensamento, Américas, filosofia, racismo, revolução.

 

Abstract: We are tempted by the hypothesis of Susan Buck-Morss in her book Hegel, Haiti and universal history, which invites us to reflect on the relationship between Hegel and the revolutionary experiences in Abya Yala. In this article we want to see this relationship and others in which the experiences and resources of Abya Yala served for the development of the West.

Key words: thinking, Americas, philosophy, racism, revolution.

 

 

 

Fecha de recepción: 3 de mayo de 2017

Fecha de aceptación: 25 de mayo de 2017

 

 

 

“Nada hay tan feroz como un imperialista en las colonias”

C.L.R. James

 

En el libro Hegel, Haití y la historia universal la profesora de la Universidad de Nueva York Susan Buck-Morss nos sugiere la hipótesis de que la potente idea de dominación y servidumbre del capítulo IV de la Fenomenología del Espíritu; además, de estar implícita en la idea de “reconocimiento” en sus escritos de juventud, proviene de la Revolución encabezada por Toussaint en Haití. Nuestra autora señala que “nadie se ha atrevido a sugerir que la idea de la dialéctica entre el señoría y vasallaje le llega a Hegel en Jena durante los años 1803-1805 a través de sus lecturas de la prensa” (Buck-Morss 2013, 79) de lo que ocurría en la isla. Dos años después empieza en sus cursos a pergeñar ideas sobre el reconocimiento, independientemente de las cualidades de éste, era eso lo que precisamente querían los negros en Haití: reconocimiento, el cual no está dado, requiere ser conquistado por medio de una Revolución dentro de una Revolución. Es una operación difícil en un mundo que pudo terminar con la esclavitud “formalmente” pero subyace el racismo, el cual no redime el reconocimiento. James (2003[1938]) en Los negros jacobinos nos explicita en una vibrante narrativa, la gran lección de Toussaint y sus hermanos negros en Haití.

§

Hay quienes tratan a Hegel como un “perro muerto” y otros que no se atreverían a criticarle ni una coma. Nosotros no somos ni unos ni los otros. Queremos aprovechar al máximo la dialéctica hegeliana. Muchas veces los que tratan a Hegel como un “perro muerto” lo critican por lo que dice el texto descontextualizadamente como si fuera una invención de Hegel, no se dan cuenta que los textos del pensador de Stuttgart son descripciones de la realidad tal cual, si bien con un lenguaje escurridizo, pero son producto del pensar el mundo en que se vive, no de una abstracción inexistente. Hegel podrá ser un pensador intempestivo, pero sin duda pensó su tiempo. En lo que estaríamos totalmente de acuerdo es con lo que planteaba Marx, de “coquetear de vez en cuando” y colocar “la dialéctica, en Hegel […] sobre sus pies” (Marx 2015, 20), y más en Abya Yala, donde se sufre espiritual y materialmente las consecuencias de la desigualdad del moderno sistema mundial, por decir lo menos. La premura de los problemas nos obliga a pensar en términos concretos, a veces no hacemos todo el recorrido completo de partir en esos términos y subsumir las abstracciones para poder explicar los problemas. 

¿Cómo podemos pensar a Hegel desde Abya Yala? ¿Qué relación puede existir entre Hegel y Toussaint? Estas son algunas preguntas que nos pueden guiar. A propósito, Abya Yala siempre ha dado lecciones a lo largo de los últimos cinco siglos, desde el encuentro de civilizaciones, entre lo occidental y lo mesoamericano; el problema es que esas lecciones fueron asimiladas sin el reconocimiento tal, o encubiertas. Las lecciones las podríamos situar cronológicamente en un antes y después del encuentro de 1492, por un lado están todos los conocimientos aurorales existentes en la civilización mesoamericana que de alguna u otra forma fueron encubiertos por la dominación occidental, esos conocimientos milenarios sin duda son aleccionadores para el mundo de hoy, por lo menos para una relación armoniosa con la naturaleza, también las otras culturas – del Sur global – que fueron encubiertas por esa misma dominación pudiesen aportar. Hay un sin número de experiencias, resistencias y revoluciones que han acontecido en Abya Yala, por ejemplo: la de Haití, que son puestas en un segundo plano. Por el momento conectaremos éste acontecimiento con el pensamiento dialéctico de Hegel, y visualizar las lecciones que acontecen en Abya Yala.

Sin la fuerza de trabajo de los negros y de los indígenas abyayalenses, Occidente jamás se hubiese desarrollado y logrado su “estatus” de bienestar al nivel que lo logró en su cenit con el patrón oro, cuestión que ha variado con la especulación financiera, lo cual sería otro tema. Pero el oro de las minas de Abya Yala fue condición sine qua non para ese “progreso.” Volviendo a la fuerza de trabajo que posibilitó el “progreso” occidental, teniendo en cuenta el contexto geográfico donde se explotó esa fuerza de trabajo y la explotación de la Pachamama, es necesario ver éste hecho. El “progreso” implicó la cosificación de la naturaleza como de un gran número de seres humanos que no eran considerados tal, o lo eran parcialmente; en plena Revolución Francesa cabía tan absurdo planteamiento, sí, por el hecho de justificar, incluso legalmente, un modo naciente de producción capitalista por medio de la explotación de la caña de azúcar, cuya dinámica fue optimizar la acumulación por medio de la explotación de la fuerza de trabajo del esclavo, convirtiéndose en una opción factible para ese modo de producción en ese momento determinado. La Revolución Francesa como insignia del mundo moderno no abolió las contradicciones de ésta naturaleza, lo que obligó a los esclavos a radicalizarse, en ocasiones matar a sus amos,  pero sobre todo a liberarse. Un acontecimiento sin precedentes en el mundo moderno. 

El pecado de los negros haitianos fue aspirar a ser seres humanos con cualidades semejantes a los que tomaban como suyas la consigna de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad en Francia. Señalo pecado en términos escatológicos, porque no van a encontrar perdón en la vida terrenal, están condenados a la esclavitud o la muerte en ese contexto. Por eso, una de sus sentencias más potentes después de la muerte de Toussaint era ¡Libertad o Muerte! Los dos primeros fundamentos de la Revolución Francesa tenían para los revolucionarios negros haitianos singular importancia, querían perder las cadenas que los ataban, y querían un trato de semejantes con los blancos y mulatos, al menos eso estaba en las coordenadas de Toussaint; otros querían un mundo, o un Santo Domingo sin amos blancos. En resumidas cuentas, lo que buscaron y alcanzaron con radicalidad los negros haitianos, pero parcialmente, fue el reconocimiento y la abolición de la esclavitud.

Nos proponemos exponer-visualizar las experiencias en y de Abya Yala que son aleccionadoras a otras, a pesar que no sean reconocidas como tal. Una de esas experiencias, es la hipótesis propuesta por Susan Buck-Morss en su Hegel, Haiti. La idea de la conexión de Hegel y Haití – así lo señala la autora – fue de: Pierre-Franklin Tavarés. Es un libro que hilvana la hipótesis de que la Revolución Haitiana fue fundamental para que Hegel pudiese desarrollar la idea de la dialéctica del señor y el siervo. Independientemente de si la conexión sea real, es de mayor importancia el proceso revolucionario en sí. En ese sentido, una experiencia de Abya Yala impulsó la Historia universal. Hay que subrayar que Hegel, como uno de sus principales promotores, fue un agudo observador y crítico de la Modernidad – en curso –  que le tocó vivir, y lo evidenció en todo el despliegue de su sistema filosófico. Para Hegel la vida era central en el tema de la dominación y la servidumbre, y siempre ésta se vio cuartada en las colonias esclavistas.

La hipótesis en cuestión despierta suspicacia en un medio donde aún se nos enseña que Europa y Estados Unidos es el centro del sistema mundo y el motor de la civilización Occidental, con razón, es lo que está en los registros eurocéntricos; mientras que Abya Yala (y esto me recuerda mucho el título Civilización. Occidente y el resto de Niall Fergunson) siempre estuvo, e incluso está rezagada en cuanto a progreso, e incluso sobrando. Ésta visión eurocéntrica aún sigue siendo dominante en el discurso académico, lo cual supone hablando en términos de Marcuse, la unidimensionalidad de la interpretación. El eurocentrismo procura en su discursividad ser plural pero desde sí misma, encubriendo lo que queda al margen de ese ensimismamiento. Eso es una de las razones por las cuales muchas de las teorías, e incluso programas, no dan respuestas a los problemas reales, porque muchas veces no son equivalentes. Es parte del eurocentrismo querer imponer narrativas como las únicas, universales y univocas. Pero la naturaleza y el mundo son pluriversos.

Recientemente Wallerstein (2016) en un interesante libro colectivo: El mundo está desencajada vuelve a poner énfasis en el encajonamiento del mundo, lo cual es relevante, en éste libro se propone que el mundo no es linealmente homogéneo. Emular a Occidente tal cual no es una solución per se, ya que su realidad, su historia y devenir no es necesariamente idéntico a Abya Yala, en todo caso sería analógico. Lo que existe es una heterogeneidad muchas veces encubierta. Estas heterogeneidades fueron estudiadas – según Wallerstein – por los Estudios Culturales, que “insistieron en que los cánones no eran más que criterios egoístas y justificatorios de un grupo particular, y en su lugar vieron que existían múltiples criterios” (Wallerstein 2016, 10). Éste estudio coordinado por Wallerstein buscó desemarañar, por ejemplo: las bifurcaciones existentes en el mundo; lo complejo es que muchas veces se quiere borrar los aportes, indirectos si se quiere, de lo que no está en esa homogeneidad.

En lo económico, como ya habían señalado los teóricos de la dependencia, había una desigualdad entre los países ricos y los periféricos. Eso era el resultado, entre otras cosas, por el intercambio desigual:

“[las] –transacciones entre naciones que intercambian distintas clases de mercancías, como manufacturas y materias primas – el mero hecho de que unas produzcan bienes que las demás no producen, o lo pueden hacer con la misma facilidad permite que las primeras eludan la ley del valor, es decir, vendan sus productos o precios superiores a su valor, configurando así un intercambio desigual” (Marini 1979, 34).

Lo que nos interesa en el trabajo de Wallerstein, es que actualiza la tendencia a polarizaciones en el campo económico. Y, esto se explaya a otros campos, como el cultural. La premisa central que se defiende es que “existe una polarización importante” (Wallerstein 2016, 207-209). Si se estudia el mundo como un todo, se podrá corroborar de que “descubrimos que en el siglo XX el grado de desigualdad interestatal […] se ha vuelto mayor que el grado de desigualdad interna de los estados” (Wallerstein 2016, 207). Al tomar conciencia de ésta formación del moderno sistema mundial tendríamos que aceptar las tesis de la teoría de la dependencia de la primera mitad del siglo XX. Es decir, el mundo no es homogéneo, hay desigualdades a veces inoculadas; querer imponer soluciones importadas y formas de concebir el mundo es otro rostro más del eurocentrismo, que no nos permite ver la pluriversidad del mundo. Nuestra crítica en esta línea va en dos direcciones, primero que la naturaleza del mundo es pluriversa y no es factible para aperar armoniosamente, que se quiere encajonar al mundo; segundo, el mundo es desigual inoculadamente y se le quiere imponer soluciones que no son factibles. Teleológicamente se hace imposible registrar el valor en sí del contenido de la parte receptiva de la dinámica eurocéntrica.

Definitivamente estas tendencias se explayan a campos más complejos de verificar empíricamente. Si traemos estos nodos problemáticos al ámbito cultural o del conocimiento podemos ver ciertas analogías, comparten procederes pero no son idénticos. En el campo epistemológico, determinado conocimiento se supone superior a otros. Acríticamente esta realidad es la suposición que existe realmente una cultura o un conocimiento con mayor valor que otro. Cuando no necesariamente es así, simple y llanamente son distintos, esto que parece tan simple no tiene cabida en el eurocentrismo. En el eurocentrismo se impone una homogeneidad que fluye en una sola dirección, para esquematizarlo, sería del Norte al Sur, es decir de los países industrializados a los países periféricos y no al revés. Así se empieza a encubrir toda potencial lección que pueda surgir desde un locus de enunciación distinto al occidental.

Por lo que se refiere a nuestra cuestión inicial, la respuesta sería fácil, Abya Yala no le puede enseñar nada a Occidente en la dinámica eurocéntrica, en el mejor de los casos solo puede ser objeto de estudio. Por muchos años y aún continúan, en las Ciencias Sociales, estudiando a las culturas mesoamericanas como objetos de estudio, en la actualidad con cierta perspectiva crítica, lo cual ha sido criticado fuertemente por Tuhiwai Smith (2016) en A descolonizar las metodologías. Asumimos críticamente la cuestión de los objetos de estudio y el sujeto histórico, sobre esto último versa nuestro interés de ver a Toussaint como un sujeto histórico. Es una posición que desembocará en otras lógicas alternativas a la respuesta obvia. Una respuesta afirmativa tampoco sería la salida, ya que no soluciona nada, no es una apología, sino una narrativa de reconocimiento. Además, queremos comentar cómo Abya Yala pudo y puede enseñar a partir de sus experiencias, cuando se descubre uno que otro caso resulta una extrañeza casi exótica. La retórica eurocéntrica con su velo no permite ver todas las enseñanzas que están contenidas en y desde Abya Yala.

Volvamos a la hipótesis de Susan Buck-Morss, que la sintetizamos de la siguiente manera, en cómo una experiencia que surge de las entrañas de Abya Yala en un mundo convulso, en donde entran en una compleja interacción tres espacios geográficos distintos: África, Occidente y Abya Yala pudo ser fundamental para el desarrollo de una de las ideas más potentes esbozada por uno de los filósofos canónicos de la cultura occidental: Hegel, la idea de dominación y servidumbre, que se conoce más habitualmente como la dialéctica del amo y el esclavo en el capítulo IV de la Fenomenología ( Hegel 2009[1807], 95-101), idea que trabajó desde sus escritos de juventud hasta la Fenomenología, después estaría implícita y difícil de ubicar en la jerga hegeliana. Nuestra autora asocia la libertad total (no puede ser parcial) que buscaban Toussaint y sus hermanos negros con “la libertad en la historia mundial” (Buck-Morss 2013, 75), en realidad no nos interesa adherirnos miméticamente a esa hipótesis, pero sí del planteamiento de que la experiencia de los esclavos en Haití que quisieron ser libres en la culmen de la Revolución Francesa, es fuerte y sustancial en la tensión de la dominación y la servidumbre. En el contexto del siglo XVIII e inicios del XIX ¿hubiesen sido magnánimos los postulados (libertad, igualdad y fraternidad) de ésta Revolución si todavía hubiese esclavos en las colonias? Hubiese sido muy difícil, al menos en los términos explícitos y brutales como lo permitía Le code noir (Código negro). El carácter “universal” de ésta Revolución se logró cuando se expandió más allá de los límites de Europa, de lo contrario hubiera tenido un carácter provinciano.

La autora propone que Hegel logró desarrollar la idea de la dominación y la servidumbre a partir de la lectura de la revista Minerva, que publicó artículos y minutas periodísticas sobre la Revolución (de los negros que querían liberarse de sus amos) dentro de la Revolución (Francesa) que acontecía en Saint-Domingue (Haití). El problema en torno a la esclavitud es antiquísimo y el del querer liberarse también, desde Espartaco; lo novedoso fue el tratamiento especulativo que le dio Hegel para explicar esa tensión dialéctica entre el señor y el siervo, especulación que tiene sus remantes muy concretos, independientemente de la falseabilidad de la tesis de Buck-Morss. Hegel desarrolló esa idea entre 1805-1806 y en su Fenomenología en 1807. Unos años antes Minerva tenía un tiraje de 3000 ejemplares, era considerada una de las mejores revistas que ilustraban lo que acontecía en otras latitudes, incluyendo las colonias. Habría que recordar que Hegel recomendaba leer el periódico diariamente para estar atento a lo que pasaba cotidianamente, era una actividad de Tlamatini matutino. Por lo tanto, era muy difícil de que nuestro filósofo (Hegel) no hubiese estado informado.

Las experiencias acontecidas en Abya Yala aleccionaron mucho a Occidente. El problema es que no se reconocen como tal. Nadie pondría en duda las grandes lecciones que emanan de la Revolución Francesa, en cambio, si está en duda u objeto de extrañeza las lecciones de la Revolución Haitiana, ésta revolución inició desde la intencionalidad de Toussaint de establecer un Estado Negro, hasta la rebelión total y la publicación de la Constitución en 1801; ¿No es digna por el color de piel de aquellos y aquellas que empuñaron sus armas para ser libres e iguales, como lo proponía la propia Revolución Francesa? No se tiene una cosa sin la otra en plenitud. Consciente o inconsciente de esto, los negros en Haití apuntaron en esa dirección, de alcanzar la libertad y la igualdad, la fraternidad le era consustancial. Lo central era acabar con la esclavitud, la fraternidad ya está implícita entre los hermanos y hermanas negras, no podía ser de otra forma, los largos años de sufrimiento de esclavitud producían desvaríos, pero el sentimiento de hermandad estaba allí.

Desde aquí problematizamos entonces a nuestra pregunta, el problema estriba en el no reconocimiento de lo que Abya Yala le enseñó y puede enseñar a Occidente. En ese sentido, hablando en términos de Axel Honneth (1997) sería una lucha por el reconocimiento en la que estamos engullidos. La cual no fuese necesaria, sino por las consecuencias perversas, como la de que el no reconocimiento de las experiencias implica el no reconocimiento del sujeto mismo. Lo cual se experimentó abruptamente durante todo el transcurso del siglo XV a inicios del XIX; a finales del XVIII, pese a que, en particular a partir de 1789 y algunos años antes con la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América en 1776, y unos años después con la Constitución de 1787, estas experiencias modernas reconocidas por los “avances civilizatorios” que promulgaron y fueron emulados en otras latitudes, incluso hasta el día de hoy, grandes masas de seres humanos quedaban al margen, en la exterioridad de estos procesos, con muy pocas o nulas garantías. No bastó el sufrimiento de los tres siglos anteriores de esclavitud sistémica con la “empresa de las Indias,” sino, que el remanente de esto, era igual o peor, ya que estos países que serían los “civilizados” e industrializados eran consiente de muchas cosas para el siglo XVIII que no estaban explícitas en el siglo XV, ya con dos revoluciones y constituciones que reconocían la igualdad, la libertad y la fraternidad en el caso francés, y en la Constitución de los Estados Unidos que se reconocía “el bienestar general,” era imperdonable desde el punto de vista de los derechos humanos, que aún existiera la esclavitud, la cual traspaso el espacio y el tiempo por la dominación del blanco sobre el negro.

Los negros en Haití se tomaron radicalmente los postulados revolucionarios franceses, la igualdad tenía que equivaler para ellos, por eso Toussaint emprendió toda una campaña para lograrlo que le costó la vida en Francia, de la peor manera: murió con hambre y frio en una cárcel. También habría que decir un caso más crónico (en el sentido que se vende al mundo como la quinta esencia de todos los derechos), los Estados Unidos se toman literalmente, incluso hasta en la actualidad con la supremacía blanca de personas como Roger Stone y Donald Trump, lo que se señaló en el preámbulo de su Constitución: “asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad,” parece que ese “nosotros mismos” tiene ciertas cualidades en las que no está incluido ser negro. Hasta hace poco, en la segunda mitad del siglo XX, los negros en Estados Unidos y Sudáfrica lograron sus derechos civiles, pero sigue latente la discriminación racial que alcanzó su pico más alto en el caso estadounidense paradójicamente con un presidente negro.  

Hay problemas que son irresolubles, pero por lo menos hay que planteárselos y combatirlos. Como el del racismo, que no se puede terminar ni tan siquiera con una revolución, ni por leyes ni decretos. Los negros en Haití encabezados por Toussaint son pioneros en querer poner fin a la servidumbre. Buck-Morss (2013) lleva razón en planteárselo desde la perspectiva de la historia universal en la medida en que lo sepamos comprender; desde una crítica a la Modernidad esa narrativa es problemática, porque precisamente la historia universal en su meta-discursividad inhibe los procesos alternativos (que aparecen como particulares y singulares ante lo universal) como el encabezado por Toussaint, parece – y quizá ni para Buck Morss – sino para las posiciones más eurocéntricas, que la Revolución de los negros en Haití formó parte como algo secundaria del movimiento dialéctico de la historia o del desenvolvimiento del espíritu, o es absorbido por éste; pero lo sustantivo es retomarlo como tal en su especificidad, como la experiencia revolucionaria (radical) que buscó una verdadera igualdad, en la cual los esclavos fueran libres realmente, en un sentido verdaderamente mundial y no solamente provinciano, como el hecho de que esa igualdad solo fuera en Francia.

En la narrativa de la historia universal el acontecimiento revolucionario de los negros en Haití no es presentado como tal, Hegel no lo menciona explícitamente, sabemos que si lo hubiera hecho corría peligro, no se podía estar ensalzando una revolución dentro de una revolución. Era una verdadera revolución en curso la sublevación del siervo, y más en términos esclavistas, no era el amo en sentido metafórico, era el amo con el látigo. En la historia universal el sujeto de carne y hueso que sufre el latigazo del amo no juega ese papel central – que nos gustaría ver incluso desde el margen, desde la exterioridad –, queda invisibilizado en la narrativa moderna (de la historia universal). Centrarse en el sujeto de carne y hueso sufriente nos devela el carácter real de la Historia en sentido concreto, y por lo tanto, podremos conocer las experiencias materiales, particulares, distintas y singulares que parecen ir a contrapelo de lo universal como totalidad.

En lo del no reconocimiento también está implícita la discusión del no ser, esto es extensivo en varios planos, en el ontológico y el epistemológico, es complejo pero se tiene que considerar en la crítica. El ser y el saber muchas veces determinan nuestro actuar, o nuestro hacer en el mundo. Entonces, no podemos soslayar la discusión más abstracta en cuanto nuestro ser, como cuestión negada y la relacionada al conocimiento (epistemológico) en la dicotomía de superior e inferior. Y, cuando no está registrada una narrativa ontológica y epistemológica en términos modernos se interioriza el resto, pasa a ser en el mejor de los casos objeto de estudio. El actuar que no presuponga un registro ontológico y epistemológico moderno se presenta como una extrañeza. En la historia universal por un lado se absorbe lo funcional a esa meta narrativa y el resto queda como exótico. Un negro que quiera ser como Napoleón es algo exótico, en cambio, si un blanco intenta hacer lo mismo se le registra como un ser aventajado con grandes ambiciones de continuar un legado.

Por eso vemos el trato que se le dio a Toussaint y la suerte que corrieron todos sus hermanos y hermanas, pese a siempre estar dispuesto a negociar, lo mataron al igual que sus congéneres, no pudo ser de otra manera cuando existe ese sentimiento de superioridad y necesidad de tener un “inferior” que dominar, es la lógica de lo que se conoce como la dialéctica del señor y el siervo, valga el oxímoron señor y siervo para entender la tensión, ¿será el señorío y el siervo el motor de la historia universal? Es una pregunta que siempre está latente, incluso cuando el esclavo negro deja der serlo se comporta en ocasiones como el amo blanco, emula las vejaciones que le infringían a él, la vendetta ¿no será acaso el reflejo de su amo? Cuando esto no se dé, entonces si será el fin de la historia. La experiencia, incluso en la Revolución Haitiana no se erradicó al amo, además, no tuvo la capacidad de hacerlo en su totalidad “la burguesia francesa esperaba su oportunidad” (James 2003, 344) no perdió nunca su intencionalidad inicial de manterse igual o cambiar para quedar en lo mismo (gatopardismo), en momentos se invirtieron los roles. Pero aún así no deja de ser aleccionadora la experiencia de los negros y las negras revolucionarias en Haití, para cambiar realmente el sentido de una lucha por el reconocimiento, que no fue resultado de ningún consenso en donde un sector no quería ceder nada al menos que sea para ganar, y las reivindicaciones de los negros en Haití fueron ganadas con las valkirias a lado violentamente, los negros en el contexto bélico tenían una valentía inigualable que acobardaba a cualquiera adversario, siempre de frente cantando sin temor alguno.  

Toussaint tenía contacto directo con Bonaparte, hasta el último momento de su vida como prisionero en Francia, confió quizá ingenuamente en el emperador y en las bondades de la Revolución Francesa, estas nunca llegaron cuando más lo necesitaba, pese a tener claro la contradicción existente a partir del hecho natural del color de la piel, y la ideologización de eso, no pudo ver lo determinante que sería al momento de que la burguesía blanca francesa no perdonaría a los “traidores” y mucho menos negros, y restituiría la esclavitud, pero también era consciente que las décadas de lucha fueron sustantivas al momento de concebir otra subjetivad ya no tan sujeta a la actitud sumisa y manejable de un esclavo, si no combativa, capaz de luchar por su propia libertad. Esto es un proceso de larga duración que lo vemos claramente al leer a James (2003, 346), al final termina su libro diciendo que pese a todo lo difícil que fue y es el camino, ya no será lo mismo, ahora el africano “caminará erguido” en contraste al esclavo que le era habitual tener la cabeza agachada. Ahora la tendrá levantada y sabrá qué rumbo tomar.

Pese a todo, se pudo terminar con la esclavitud, pero no con el racismo, solo hay que remover un poco el suelo y surge inmediatamente. El racismo que pasa desapercibo por su sutileza es incluso más perverso que el que se ejercía públicamente, permitido por los mecanismos legales de la época. Como plantea Yann Moulier-Boutang (2006) en su libro de más de mil páginas De la esclavitud al trabajo asalariado, el mercado laboral actual es un mecanismo de control de fuga de los siervos, es decir, los esclavos, ahora con salario. En otros términos podríamos decir que mucho de lo que consideramos trabajo no es más que una nueva forma de esclavitud. En ese sentido, la esclavitud ha sido maquillada, legalizada con otros nombres y normalizada; esto implica, también, que mucho menos se podría erradicar el racismo. En algunos trabajos, hay altos porcentajes de trabajadores que tienen ciertas características fenotípicas que no son casualidad. El racismo sutil, ese que no podemos ver a simple vista, es el más difícil de erradicar, ya que no se elimina ni por decreto ni por leyes (puede que se normativice lo punitivo en el mejor de los casos), ya que está contenido en una subjetividad que expresa sutilmente las formas de discriminación. Darle un giro a esa realidad es difícil sin una toma de conciencia plena. En tanto a eso, la lucha en contra del racismo es una lucha estrictamente política, como lo fue contra la esclavitud, donde se tiene que ejercer un posicionamiento al respecto. Allí está en disputa la idea del respeto a la diversidad. Es una cuestión que parece simbólica abstracta, pero se materializa en la discriminación lacerante que cualquiera puede sufrir.

La esclavitud que va desde el siglo XV al XIX tiene varias capas que si vamos desojándolas vamos descubriendo todas sus cualidades y consecuencias de su implementación, una de las más importantes es la estudiada Williams (2011) en donde rastrea la relación de ésta con el capitalismo temprano, en su libro Capitalismo y esclavitud: “Un estudio económico sobre el papel desempeñado por la esclavitud de los negros y el tráfico de esclavos en la provisión del capital que financió la Revolución Industrial en Inglaterra” (Williams 2011, 25). Un papel forzado, y además, no reconocido como aporte. Como decíamos al inicio, sin la explotación de la fuerza de trabajo del negro, jamás Occidente se hubiese desarrollado en los términos capitalistas como lo logró.

Por un lado tendríamos que ver que la esclavitud optimizó los resultados producto de la explotación, con solo la alimentación, vivienda precaria y el sojuzgamiento; y por otro lado, el propio modo de producción de las plantaciones en Haití contenían el modo de producción capitalista, para no decir que lo era propiamente. Todos estos procesos tendrán como núcleo Abya Yala, y posteriormente se desarrollarían en otras latitudes. Buscarle el lugar a Abya Yala en la Historia, sería, entre otras cosas, visibilizar las lecciones que emanan de ese espacio geográfico. Esto le daría mayor peso a lo propuesto por Enrique Dussel con la tesis de que la Modernidad (temprana) inició en 1492 con el encuentro con Abya Yala, y que el capitalismo es indisoluble a esa Modernidad, para no decir que simultánea y homogénea. En ese sentido, Reyes Mate reconoce la importancia de la tesis de Dussel:

“Hay que dar la razón al filósofo argentina-mexicano enrique Dussel cuando coloca en el centro de la modernidad, el encuentro de Europa con América. Gracias a América, en efecto, Europa se convierte en el eje político del mundo que hasta ese momento estaba en Bizancio. Las noticias de América obligan a pensar las ciencias y también el derecho (Derecho de Gentes) […]” (Martínez et al. 2012, 13).

Las tesis de Dussel son una crítica a cómo se fue formulando ese “eje político”, pero además, de poner en su lugar a Abya Yala en la configuración del moderno sistema mundial. Hacer visible la resistencia que emprendieron Toussaint y sus hermanos y hermanas es también buscar ese lugar. Por eso, tanto en los trabajos de Ética y Política, Dussel se ubicó desde el locus de enunciación de la exterioridad, reescribiendo la historia, para no quedar invisibilizados por el manto del eurocentrismo. De eso se trata, de hacer visible las diferentes experiencias-lecciones que acontecieron en Abya Yala, en ésta ocasión problematizamos la de Toussaint y la Revolución haitiana, pero hay muchas otras que fueron quedando rezagadas por el discurso eurocéntrico de la Modernidad.

La burguesía blanca, la occidental buscaron por todos los medios posibles los mecanismos legales para perpetuar la esclavitud en las colonias, reiteramos, para optimizar los beneficios, desde Le code noir hasta las “leyes especiales” que siempre estaban entre los intereses de Bonaparte, que ni el mismo Toussaint sabía que eran, pero no las quería, como tampoco los demás revolucionarios negros. Como diría Marx, no hay nada que perder, excepto las cadenas. Ya no buscaban mejores condiciones en el marco de la esclavitud, no se quería una frazada para el frio, ni una porción más de comida, se quería ser libre; lo paradójico e incluso contradictorio es que partían de los propios postulados de la Revolución Francesa, a tal punto que, en un momento crucial de las batallas entre los franceses enviado por el Imperio, los negros que se revelaron al status quo encabezados por Toussaint, estaban acantonados listos para la batalla y entonaron La Marseillaise, su contraparte los escucharon y se preguntaron si era realmente revolucionario fulminar al enemigo cuando este se viese identificado con sus propios principios.

El trabajo forzado era crucial en el momento en donde el modo de producción de la azúcar estaba en auge, así las ganancias para los países europeos del norte eran el máximo, ésta dinámica sería la proto industrialización, como ya hemos dicho, lo cual también tuvo lugar en Haití y el Caribe en general. Era una condición sin la cual no hubieses resistido la Revolución Francesa, como Bonaparte no supo como otear con los vaivenes de la novísima financierización mundial, cayó en algunos errores que le hicieron decaer como Imperio, de tal forma que, la explotación y dominación de las colonias era su fuente principal para emendar los problemas financieros en la metrópolis, principalmente los relacionados a la falta de financiación de sus empresas expansionistas y bélicas. Abya Yala, por mucho tiempo, suplió de metal desde el siglo XV en adelante para la moneda y fetichización de las instituciones (con piezas de oro) a todo lo que conocemos hoy como Europa, y como consecuencias de los réditos de la explotación de la esclavitud y el espacio geográfico, en los siglos posteriores pudo lograr una estabilidad, como en el caso francés para encarar a sus principales adversarios.

Todos estos acontecimientos que tuvieron lugar en Abya Yala son de trascendental importancia para el progreso de Occidente, eso es innegable, para lo fines que sea. Estas experiencias son aleccionadoras, pero no son consideradas como tal, necesitan y han sido debeladas recientemente, en una madeja compleja de relaciones, como plantea, por ejemplo: Buck-Morss. A pesar que su hipótesis gira en torno a la historia universal; por nuestra parte, además, de que esa tesis puede ser discutible, tanto por su abstracción inicial, como la invisibilización final, es decir, lo que no quede registrado en el archivo de la historia universal, lo alternativo y subalterno queda subsumido en la historia universal. Parece que lo que está al margen, en la exterioridad no existe. Así ocurre a lo largo de la Historia cuando es registrada y narrada en clave eurocéntrica, con la exclusión de las experiencias que acontecen en la exterioridad del centro del moderno sistema mundial, y como plus una experiencia abanderada por negros de una colonia como la haitiana. Consideramos que esas experiencias tienen su valor en sí misma, las cuales necesitan ser expuestas. La Historia, en sentido estricto trata sobre lo que pasó, con esos acontecimientos que hemos descrito sucintamente, Occidente logró el “progreso,” de lo contrario estaría atrasada para los términos capitalistas que florecieron en la Revolución industrial y en los que nos encontramos a nivel mundial con la especulación financiera; lo verificable es que, con la materia prima y la fuerza de trabajo de Abya Yala se logró dicho “progreso”, no fue de otra forma, lo cual tiene sus consecuencias en la conformación de un moderno sistema mundial con desarrollo desigual y desencajado como proponer Wallerstein (2016). No se trata de una apología, sino, simplemente de reconocimiento.

La búsqueda incesante de ese reconocimiento siempre está latente al que le es negado. Los ideales de la Revolución Francesa se suponían como la superación de la negación de los derechos, a pesar de los avances que significó, no fue del todo ni para todos y todas. La misma “Revolución haitiana era el crisol, la prueba de fuego para los ideales de la ilustración francesa” (Buck-Morss 2013, 70):

“Sin lugar a dudas, la constitución de Toussaint Loverture de 1801 llevó la historia universal al punto más alto del progreso, pues extendió el principio de la libertad a todos los residentes de la isla sin excepción alguna, incluidos los refugiados políticos que buscaban asilo de la esclavitud en otros lugares, obligando así a los jacobinos franceses, al menos por un momento, a seguir el plan trazado[…] Pero la experiencia de Haití también le enseñó a los europeos una lección muy distinta: la mano de obra libre no necesariamente era una mano de obra indisciplinada; tampoco la eliminación constitucional de la segregación racial habría de prevenir la perturbación de las jerarquías sociales basadas en clase y en el color de piel”  (Buck-Morss 2013, 136). (Las cursivas son nuestras).

El eurocentrismo, – como bien lo explicó Samir Amin (2014[1989]) es una ideología –, es aquel velo que señalábamos al inicio, que no deja contemplar la pluriversidad del mundo. Es el problema de telón de fondo de nuestra pregunta, porque en el caso que vimos,  en la esclavitud fue constatable el silencio entendible por la fuerza de las circunstancias en Hegel, pero además, con mayor significancia por la arrogancia per se de la intelligentia eurocéntrica, que no le daría el merito a unos negros haitianos de enseñarle la fundamentación de la libertad total en la historia universal, para usar el lenguaje de  Buck-Morss, 2013. A pesar de estar en los márgenes de la retórica eurocéntrica es que podemos encontrar contenido muchas veces encubierto. La Revolución dentro de la Revolución la radicalizó, no solo fue central, si fuese el caso para la idea hegeliana de dominación y servidumbre, sino para la propia consolidación de la Revolución Francesa. Si pensamos el espíritu hegeliano en los términos propuestos por Marx, de coquetear con él y ponerlo sobre sus pies, esa idea difícilmente se hubiese desarrollado sin una experiencia concreta. Muchas de las experiencias de Abya Yala sirvieron de cultivo para desarrollar ideas en Occidente, que pronto serían consideras “universales.” Lo propio del eurocentrismo es universalizar sus ideas, haciendo una limpieza exógena y presentarlas como puras.

 

Referencias

Amin, Samir. 2014. El eurocentrismo. Crítica de una ideología. México: Siglo XXI.

Buck-Morss, Susan. 2013. Hegel, Haití y la Historia Universal. México: Fondo de Cultura Económica.

Hegel, Georg Wilhelm Friedrich. 2009. Fenomenología del espíritu.  Gustavo Leyva (Edición, notas, glosario, índices, posfacio y bibliografia. México: Fondo de Cultura Económica.

Hegel, Georg Wilhelm Friedrich. 2014. El joven Hegel. Ensayos y esbozos.  José María Ripaldad (Traducción, introducción y notas). España: Fondo de Cultura Económica.

Honneth, Axel. 1997. La lucha por el reconocimiento. Por una gramática moral de los conflictos sociales. Barcelona: Crítica/Grijaldo Mondadori.

James, Cyril Lionel Robert. 2003. Los jacobinos negros. Toussaint L'Ouverture y la Revolución de Haití. España: TURNER/Fondo de Cultura Económica.

Marini, Ruy Mauro. 1979. Dialéctica de la dependencia. México: Era.

Marx, Karl. 2015. El capital. I. Crítica de la economia política. México: Fondo de Cultura Económica.

Moulier-Boutang, Yann. 2006. De la esclavitud al trabajo asalariado. España: AKAL.

Tuhiwai Smith, Linda. 2016. A descolonizar las metodologías. Santiago: LOM.

Wallerstein, Immanuel. 2016. El mundo está desencajado. Interpretaciones histórico-mundiales de las continuas polarizaciones, 1500-2000. México: Siglo XXI.

Williams, Eric. 2011. Capitalismo y esclavitud. Madrid: Traficantes de Sueños.

Martínez, Felicísimo., Mate, Reyes. & Ruiz, Marcos. 2012. Pensar Europa desde América. Un acontecimiento que cambio el mundo. Madrid: Anthropos.



Revista nuestrAmérica, ISSN 0719-3092, es una publicación seriada de investigaciones científicas y académicas con especial interés en el pensamiento crítico y descolonial. La edición es realizada por Ediciones nuestrAmérica desde Abajo Ltda, antes Corriente nuestrAmérica desde Abajo, en la ciudad de Concepción, Chile. Esta publicación es coordinada por su directorio desde Argentina, Chile, Brasil y México. Revista nuestrAmérica no aplica ningún tipo de cobro por procesamiento de contenidos y adhiere a las políticas de acceso abierto. Esta revista adhiere a las políticas mínimas comunes del primer acuerdo de Deycrit-Sur. Todo lo aquí publicado se realiza exclusivamente bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Para más informaciones comuníquese a través del correo contacto@revistanuestramerica.cl