.

Inicio > Archivos > Vol. 6, Núm. 12 (2018)

 

Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales

Tecnologia da informação e comunicação na comunidade Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: um olhar a partir das representações sociais

Information and communication technologies in the Embera Chamí community of Pueblo Rico, Risaralda: A look at social representations

 

 

Camilo Cruz Sandoval

Estudiante de Maestría en Comunicación y Política, Universidad Autónoma Metropolitana

Ciudad de México, México

kmilo100@gmail.com

http://orcid.org/0000-0002-8507-1048

 

 

Resumen: El presente artículo, tiene como objetivo presentar algunas reflexiones sobre la relación entre los pueblos indígenas y las TIC, centrándose en el caso de la comunidad Embera Chamí del municipio de Pueblo Rico, Risaralda y su relación con las nuevas tecnologías, sus usos sociales y apropiaciones. Abordado desde el enfoque teórico-metodológico de las Representaciones Sociales, el artículo expone aportes metodológicos al campo con el fin de reconstruir el fenómeno desde los involucrados y sus experiencias cotidianas.

 

Palabras clave: comunidades; indígenas; tecnologías; información; comunicación.

 

Resumo: O presente artigo tem como objetivo apresentar algumas reflexões sobre a relação entre os povos indígenas e as TI, enfocando o caso da comunidade Embera Chamí no município de Pueblo Rico, Risaralda e sua relação com as novas tecnologias, seus usos sociais e apropriações. A partir da abordagem teórico-metodológica das Representações Sociais, o artigo expõe contribuições metodológicas para o campo com o objetivo de reconstruir o fenômeno a partir dos envolvidos e de suas experiências cotidianas.

 

Palavras-chave: comunidades; indígenas; tecnologias; informação; comunicação.

 

Abstract: The present article aims to present some reflections on the relationship between indigenous peoples and ICT, focusing on the case of the Embera Chamí community in the municipality of Pueblo Rico, Risaralda and its relationship with new technologies, its social uses and appropriations. Approached from the theoretical-methodological approach of the Social Representations, the article presents methodological contributions to the field with the purpose of reconstructing the phenomenon from those involved and their daily experiences.

 

Key words: indigenous; communities; information; communication; technologies.

 

Fecha de recepción: 15 de marzo de 2018.

Fecha de aceptación: 7 de mayo de 2018.

 

 

Citar este artículo:

 

Chicago para las Ciencias Físicas, Naturales y Sociales

Cruz Sandoval, Camilo. 2018. Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales. Revista nuestrAmérica, 6 (12): 102-123.

 

Chicago para las Humanidades

Cruz Sandoval, Camilo, “Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales”, Revista nuestrAmérica 6, no. 12 (2018): 102-123.

 

APA

Cruz Sandoval, C. (2018). Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales. Revista nuestrAmérica, 6 (12), 102-123.

 

MLA

Cruz Sandoval, Camilo. “Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales”. Revista nuestrAmérica. 6. 12 (2018): 102-123. Web. [fecha de consulta].

 

Harvard

Cruz Sandoval, C. (2018) “Tecnologías de la Información y la comunicación en la comunidad Embera Chamí de Pueblo Rico, Risaralda: una mirada desde las representaciones sociales”, Revista nuestrAmérica, 6 (12), pp. 102-123. 

 

 

 

 

Esta obra podrá ser distribuida y utilizada libremente en medios físicos y/o digitales. Su utilización para cualquier tipo de uso comercial queda estrictamente prohibida. CC BY NC SA 4.0: Reconocimiento-No Comercial-Compartir igual-Internacional

 

 

1. Introducción

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), entendidas como un conjunto de diferentes herramientas digitales de uso masivo y a través de las cuales se producen y se transfieren grandes cantidades de datos e imágenes diariamente de un lugar a otro (Mora y Rodríguez 2006) generan en su complejidad, diversas relaciones con diferentes actores sociales; actualmente dichas tecnologías son una herramienta efectiva para el desarrollo social y humano de comunidades indígenas que habitan en regiones apartadas de diferentes partes del mundo. Para algunas han sido el medio que posibilita estar en contacto con miembros de su comunidad que han migrado en busca de nuevas condiciones de vida en las ciudades capitales; para otras, han permitido promover su cultura en otros espacios y acercarse a la información de lo que pasa en otras comunidades, iniciar procesos educativos propios o, incluso, promover la organización social en defensa de sus derechos y visibilizar sus problemáticas. Este tipo de iniciativas y usos, nos permiten observar de manera general el impacto de las TIC en culturas que por años han permanecido aisladas del desarrollismo occidental.

Este texto tiene como objetivo, presentar algunas reflexiones frente a la importancia de abordar el estudio de la relación de los pueblos indígenas con las TIC desde la perspectiva teórico - metodológica de las Representaciones Sociales. En un primer momento, se aborda la relación de los pueblos indígenas con las TIC desde una mirada sociocrítica, centrándose en el derecho de los pueblos indígenas a la información y las maneras en que las tecnologías de la información y la comunicación llegan a ellos; posteriormente se aborda de manera general el caso de la comunidad Indígena Embera Chamí del Resguardo Unificado Chamí, en Pueblo Rico, Risaralda, Colombia y su experiencia con las TIC en los últimos años y finalmente se presentan algunas reflexiones frente a la pertinencia de usar el enfoque teórico – metodológico de las Representaciones Sociales para una aproximación compleja al problema. Dicha relación de los pueblos indígenas con las TIC involucra aspectos identitarios, territoriales y de usos y apropiación frente a los artefactos, aspectos que son el insumo para explicar la dicha relación desde el enfoque de la Teoría de las Representaciones Sociales puesto que ésta permite hacer inteligibles la subjetividad individual y social que construyen los miembros de los pueblos indígenas en relación con las TIC.

 

2. Las TIC y los Pueblos Indígenas

Una primera cuestión que es necesario aclarar es que, en su mayoría, las comunidades indígenas habitan en territorios que por determinación o por condiciones geográficas, han estado aislados de las grandes urbes y que en el caso de Latinoamérica constituyen en su mayoría el sector rural; estos territorios han sufrido procesos de segregación estructural por décadas, lo que los pone en una situación de vulnerabilidad social. Este tipo de poblaciones ha sido objeto de diversas estrategias que buscan dar acceso a las TIC y disminuir así la brecha digital, de tal manera que la relación de los pueblos indígenas con las TIC, se puede entender en primera instancia desde la manera en que estas herramientas llegan a sus territorios. 

Las estrategias de inclusión digital y los modelos de acceso a las TIC tanto en las comunidades rurales como en los pueblos indígenas han tenido un aumento en los últimos años. En su mayoría, enmarcados en políticas públicas en pro de cumplir con el derecho de estos pueblos a la información; estas políticas públicas tienen su origen en la cumbre mundial las Naciones Unidas sobre la sociedad de la información (ONU 2003; 2005) en donde se unen esfuerzos de parte de los países pertenecientes a esta institución para brindar acceso y dar seguimiento a procesos de inclusión tecnológica de manera global.

Con el propósito de apoyar a la sociedad civil en los procesos de inclusión digital, la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la celebración de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) en dos fases. La primera se celebró en Ginebra del 10 al 12 de diciembre de 2003, y la segunda tuvo lugar en Túnez del 16 al 18 de noviembre de 2005, con el objetivo de incluir a los sectores gubernamental, privado y social.

La primera fase de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información tenía como objetivo promover conciencia entre los dirigentes mundiales acerca de las repercusiones de la sociedad de la información, obtener su firme compromiso para luchar contra la injusticia que supone la brecha digital, y preparar nuevos regímenes jurídicos y de política para abordar las cuestiones que plantea el ciberespacio.[1] Concluyó con una declaración de buenos deseos y compromisos para construir una sociedad de la información centrada en la persona, incluyente y orientada al desarrollo, en la que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento (Sandoval y Mota 2006, 7). La segunda fase (Túnez 2005) tenía como objetivo reunir a jefes de Estado, directores de agencias de las Naciones Unidas, líderes de la industria, organizaciones no gubernamentales, representantes de los medios y de la sociedad civil en un solo evento de alto nivel, donde se esperaba la realización de compromisos más específicos respecto a metas y mecanismos para cristalizar los propósitos contenidos en la Declaración firmada en Ginebra y que finalmente generó el denominado Compromiso de Túnez y la Agenda de Túnez para la Sociedad de la Información.

Con la premisa de procurar el desarrollo político, económico y social de países a través de las herramientas tecnologías y generar procesos de participación activa de las poblaciones en la sociedad de la información, en el caso específico de los pueblos indígenas (apartado número 22 compromiso de Túnez 2005) se especifica la importancia de dar prioridad a los pueblos con el fin de preservar su cultura y su patrimonio: En la evolución de la Sociedad de la Información, se debe prestar una atención especial a la situación particular de los pueblos indígenas, así como a la preservación de su patrimonio y de su legado cultural.” (ONU 2005, apartado 22).

Esta premisa dio lugar a un variado número de iniciativas que procuran brindar acceso a las TIC a comunidades rurales y pueblos indígenas en Latinoamérica, todas estas iniciativas han agregado a sus planeaciones la diferenciación estratégica frente al trabajo con los pueblos indígenas; sin embargo, al momento de ejecutar este tipo de iniciativas son pocos los gobiernos que han dedicado un interés particular a la situación de los pueblos indígenas ante la sociedad de la información, convirtiendo las estrategias de inclusión digital en herramientas burocráticas de cumplimiento de objetivos superficiales sin una conexión real con las problemáticas del territorio.

De tal manera que, a pesar de la observación y el interés de parte de las Naciones Unidas y la puesta en marcha por parte de los gobiernos en la implementación de los proyectos en cada país, cuando se habla de las estrategias de inclusión digital en los sectores rurales, comunidades campesinas y pueblos indígenas, se puede ubicar una concepción dominante para el monitoreo y evaluación de estas acciones aplicadas por los gobiernos de la región. Estos pecan del mismo desconocimiento al invertir muchos más esfuerzos en establecer qué tanto se cumplieron los objetivos de la política según lo establece la racionalidad científico-técnica del modelo de desarrollo, en vez de indagar qué ocurrió en el encuentro entre la política y los sujetos (Winocur y Sánchez 2016).

Sobre la base de las consideraciones anteriores, podríamos afirmar que, las iniciativas que los gobiernos diseñan en pro de la inclusión digital, recuerdan la teoría de los modelos de distribución de la innovación (Rogers 1973) las cuales describen el proceso mediante el cual una innovación (definida como una idea práctica u objetivo percibido como nuevo por un individuo) es comunicada por medio de ciertos canales a través del tiempo a miembros de un sistema social. Este enfoque claramente impulsado por el afán modernizador y desarrollista en la década de 1960, tuvo efectos en la investigación de distribución de innovaciones en EEUU y Europa; sin embargo, al ser trasladados a Latinoamérica los resultados no fueron los mismos al tratarse de contextos totalmente diferentes.

En la actualidad las estrategias implementadas por las instituciones encargadas de realizar los procesos de inclusión digital en los territorios indígenas, es decir, los encargados de llevar las innovaciones tecnológicas actuales, no han cambiado la manera en que ejecutan  y evalúan estas iniciativas, de tal manera que pocas veces se basan en experiencias que permitan evidenciar las particularidades de cada lugar y brindar una solución adaptada a las necesidades sociales y culturales de cada comunidad. En muchos casos dichas iniciativas ejecutan los procesos de inclusión digital sin considerar las características que tienen las comunidades, imponiendo proyectos que resultan siendo herramientas burocráticas para el cumplimento de estándares generales y no procesos reales de acercamiento a las problemáticas.

Frente a este tipo de políticas que en su mayoría desconocen los procesos comunicacionales intrínsecos en la difusión de innovaciones en las comunidades indígenas, Beltrán (1968) afirma que la comunicación[2] por si sola y de manera improvisada puede generar avances parciales; sin embargo, no contribuye al desarrollo de las comunidades, dado que es un agente coadyuvante del cambio social pero sin procesos de planificación estratégica de estas tecnologías dentro de las realidades sociales es poco probable que se cumplan los objetivos previamente fijados.

Paralelo a los programas de inclusión digital, otro factor que se debe tener en cuenta a la hora de investigar la relación entre los pueblos indígenas y las TIC es la adquisición de tecnología por cuenta propia; esto corresponde a dos lógicas; la primera, surge como un proceso espontáneo y necesario para la comunicación de los integrantes de la comunidad con el exterior ,y la otra, como señala Winocur y Sánchez (2016), tiene que ver con los factores que tienen como fin un uso con sentido[3], que para el caso de los pueblos indígenas, se refiere al empoderamiento de los medios y generación de contenidos para la defensa de la cultura, de la lengua y de los territorios. Este factor es el pilar principal de la comunicación indígena (Cuesta 2012) categoría que encierra todo el espectro de medios generados por las comunidades, cine, radio, vídeo y demás formatos que han adaptado a sus lenguas y que permiten la presencia de la agenda política indígena[4] en los medios oficiales y alternativos. Finalmente, es importante aclarar respecto a la relación de los pueblos indígenas con las TIC que son pocas las comunidades que rechazan tajantemente el acceso de la tecnología en sus territorios, por el contrario, la adaptación de los medios a sus lenguas y la producción de contenidos en pro de la preservación de su cultura son muestra de su receptividad; sin embargo, la posición de los pueblos indígenas es de demanda frente a la necesidad de asumir un diálogo crítico con lo occidental desde el conocimiento ancestral, identificando la utilidad de los avances tecnológicos en sus propios procesos sociales (Cuesta 2012) de tal manera que, son las mismas comunidades las que manifiestan la necesidad de ser incluidos en los procesos de planeación seguimiento y evaluación de las estrategias de inclusión digital y además generar por cuenta propia los procesos de apropiación, de tal manera que respondan a sus necesidades sociales y respeten su cultura.   

 

 

 

3. Los Embera Chamí y las TIC

El Resguardo Unificado Embera Chamí fue fundado en el año 1983 y se encuentra ubicado en el suroccidente de Colombia; desde su fundación, esta área ha sido dedicada a conservar la cultura y garantizar el derecho fundamental a poseer un territorio de la comunidad Embera Chamí. Esta comunidad estuvo en desplazamiento constante por la pérdida de sus tierras desde principios del siglo XX; la conformación y reconocimiento como Resguardo[5] Unificado significó el regreso de sus derechos al territorio y permitió el inicio de su asentamiento y la conformación de grupos poblacionales.

      Al hacer una revisión histórica general de la comunidad, se puede identificar que, desde el momento de su conformación, su territorio ha estado en medio de constantes enfrentamientos entre los diversos actores que han estado involucrados en el conflicto armado en Colombia, convirtiendo a esta zona en un territorio de alto riesgo e imposibilitando la presencia de instituciones que presten servicios de atención básica como la salud y la educación. Este territorio ha sufrido por décadas problemas de orden público que imposibilitan el libre desplazamiento tanto de la comunidad Emberá Chamí como de las demás comunidades indígenas y afrodescendientes de la zona, creando junto con las condiciones geográficas un aislamiento de la comunidad Emberá con el resto del país.

Actualmente, la carretera que comunica a Quibdó con el interior del país, sirve como ruta de acceso al pacífico chocoano y de paso a todas las comunidades que componen el Resguardo Unificado Chamí permitiendo la apertura cultural y el acceso a los servicios de salud, educación y permitiendo un contacto directo y constante con las instituciones gubernamentales que ha permitido reclamar sus derechos básicos. Este reciente panorama de la comunidad ha posibilitado nuevas lógicas de tránsito en su territorio; los planes de gobierno que rigen desde el año 2010 y en donde se ha dado especial interés a los temas de accesibilidad de las TIC tanto en la ciudad como en el campo, ha acelerado la modernización y el desarrollo occidental han empezado a influir fuertemente en su cultura tradicional, impactando sus prácticas cotidianas y posibilitando que la tecnología incursione, principalmente en el consumo de medios masivos como la televisión y la radio y está dando paso a la incursión a nuevas tecnologías en la zona como los teléfonos celulares, las computadoras y las tabletas.

 

Fig.1 Ubicación del Resguardo Unificado Chamí

 

El enfoque sobre el que se busca interpretar la relación de la comunidad Emberá Chami con las TIC es de carácter sociocultural y busca, en primera medida, entender dicha relación desde la apropiación como el conjunto de representaciones y prácticas socio-culturales que intervienen en el uso, la socialización y la significación de las nuevas tecnologías en los grupos socio-culturales (Winocur 2007, 192). Este enfoque permite plantear la reflexión acerca de las representaciones, el uso y las posibilidades de las tecnologías de información y comunicación en las comunidades indígenas.

En cuanto a los aspectos de accesibilidad y de impacto de los programas de inclusión digital, el Resguardo Unificado Chamí se encuentra dentro de los registros de todos los programas gubernamentales que se han creado desde el ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación del gobierno colombiano, es decir, han sido acompañados por la estrategia de inclusión digital de Computadores para educar[6] y Kioscos Vive digital[7] a través de la capacitación en el manejo de TIC y la alfabetización digital para ciudadanos y docentes que hacen parte de estos programas y que acompañan a los artefactos tecnológicos llevados al territorio.  Sin embargo, al observar sobre el terreno, es evidente que no se han cumplido los objetivos propuestos por los programas, puesto que los profesores manifiestan un desconocimiento frente a las estrategias implementadas y no incorporan las TIC dentro de sus planes de aula. De igual manera, los celulares y tabletas llevados al territorio por parte de miembros de la comunidad, han sido adaptados a las necesidades del territorio; esto es evidente en cuanto al uso que se le asignan a los celulares, dado que en su mayoría no cuentan con señal constante y mucho menos es posible conectarse a internet vía datos móviles o incluso enviar mensajes de texto, estos artefactos no son funcionales la mayoría del tiempo y/o funcionan en lugares específicos dentro del territorio en donde son por lo regular las mujeres quienes manipulan los artefactos.

Ahora bien, habiendo especificado algunos aspectos generales de la relación entre pueblos indígenas con las TIC y en concreto la relación del pueblo Embera Chamí con éstas, la cual como se dijo anteriormente constituye un universo de sentido para los estudios de las ciencias sociales, es importante determinar cuáles son las posibilidades teorico - metodologicas para el abordaje de dicho universo; esto con el fin de  que se dé respuesta  a las necesidades de las comunidades y se contraponga a la línea tradicional de los estudios de impacto de políticas públicas que no  da cuenta de la relación cotidiana de los pueblos indígenas con las TIC.

 

4. El aporte de la teoría de las representaciones sociales

El hecho de tratar de comprender la relación de los pueblos indígenas con las Tecnologías de la Información y Comunicación , conlleva la búsqueda de un marco teórico que permita dar cuenta de la complejidad de los fenómenos implicados en esta relación; en este sentido, la teoría de las representaciones sociales (Moscovici, 1979, Jodelet, 1986, 1989), permite abordar el fenómeno dado que hace inteligibles la subjetividad individual y social que los miembros de los pueblos indígenas construyen en dicha relación y por ende, permite vislumbrar su incidencia en la cultura.

 

Para Moscovici, quien acuñó el concepto y construyó la teoría, las representaciones sociales son:

[…] una modalidad particular de conocimiento cuya función es la elaboración de los comportamientos y la comunicación entre los individuos. Es un corpus organizado de conocimientos y una de las actividades psíquicas gracias a las cuales los hombres hacen inteligible la realidad física y social, se integran en un grupo o en una relación cotidiana de intercambios, liberan los poderes de su imaginación (Moscovici 1979, 17).

El enfoque teórico-metodológico de las representaciones presenta una posibilidad de abordaje frente a la construcción del objeto de estudio de la relación de las TIC con los pueblos indígenas, dado que para Moscovici (1979), las representaciones sociales son una preparación para la acción, ya que guían y orientan las actitudes que asumen los grupos ante determinado objeto de representación. Éstas siempre son de alguien acerca de algo (Jodelet, 1986) y tienen la función de explicar los sucesos novedosos (Farr, 1986). Ayudan a interpretar la realidad y determinar el comportamiento de los miembros de un grupo en su entorno social. Además, se construyen para necesidades inmediatas, es decir, permiten explicar una situación, comprender un nuevo concepto, objeto o idea y a su vez decidir cómo actuar ante una situación.

Según Jodelet (1986) una representación social es la actividad mental desplegada por los individuos y grupos a fin de fijar su posición en relación con situaciones, acontecimientos, objetos y comunicaciones que les conciernen. Así, los miembros de un grupo toman lo que consideran importante de la realidad objetiva y lo incorporan en su pensamiento (Cuevas y Mireles, 2016).

 Moscovici (1979) enunció dos procesos básicos e interdependientes en la construcción de las representaciones. Se trata de la objetivación y el anclaje, procesos que refieren a la elaboración y al funcionamiento de la representación social. Estos procesos han sido ampliamente estudiados por la psicología social y se ha demostrado su alcance, además de establecer que una de las funciones básicas de la representación social es la integración de la novedad al saber compartido de una sociedad (Gutiérrez y Piña, 2008).

La objetivación es el proceso mediante el cual los elementos abstractos, conceptuales se transforman en imágenes, elementos icónicos; lo abstracto sufre una especie de reificación o cosificación y se convierte en algo concreto y familiar lo esencialmente conceptual y ajeno. El anclaje es el proceso que actúa integrando las informaciones que llegan mediante el proceso previamente descrito, a nuestro sistema de pensamiento ya configuradas En lenguaje cotidiano es ver lo nuevo con lentes viejos. Este proceso permite integrar las nuevas representaciones a todo el sistema representacional pre-existente, re-construyendo permanentemente nuestra visión de la realidad (Perera 2003, 24).

Estos procesos íntimamente imbricados permiten explicar el proceso continuo en que transcurre la formación-transformación de las representaciones., el cual podemos resumir en la siguiente dinámica: lo nuevo se incorpora de modo creativo y autónomo, al tiempo que ocurre la familiarización ante lo extraño. Lo novedoso se lleva al plano de lo conocido, donde se clasifica a partir de un sustrato cognoscitivo y emocional previo, donde la memoria histórica, las experiencias vividas juegan un rol importante. (Perera-Pérez 2003). En el caso concreto de las TIC estas nuevas tecnologías para las comunidades indígenas son apropiadas a través del uso cotidiano y la apropiación que cada individuo logra desarrollar de acuerdo a sus necesidades, esto permite un contacto que en un primer momento es individual y que con el paso del tiempo se incorpora a los espacios sociales a través de las experiencias adquiridas, permitiendo una apropiación social[8] de las TIC.

La relevancia de comprender las representaciones sociales que construyen ciertos grupos sociales y lo que ellas implican, radica en que estas integran lo individual y lo colectivo, lo simbólico y lo social, el pensamiento y la acción; subsumen experiencias, informaciones y modelos de pensamiento que permiten aprehender la realidad, reconocer procesos de constitución del pensamiento social, aproximarse a la visión de mundo de las personas, comprender las conductas sociales e interpretar la comunicación entre los miembros de una comunidad (Cardona y Rivera, 2012). Todas estas características de las RS son determinantes para la investigación de la relación de la comunidad Emberá con las TIC, dado que permiten indagar sobre las experiencias cotidianas de los sujetos, su incidencia en la vida social y finalmente en su cultura.

Es importante señalar que no cualquier objeto puede ser susceptible de conformar una representación social, para que esto ocurra debe cumplir al menos dos características, 1) el objeto debe aparecer en las conversaciones cotidianas y en los medios de comunicación, y 2) “se debe apoyar en valores variables según los grupos sociales que les asignan su significación” (Jodelet 1989, citado en Gutiérrez 2015, 50).

Una de las ventajas de la Teoría de las Representaciones Sociales, en este caso, como ya se mencionó, es que permite abordar la problemática desde la perspectiva del actor, es decir, a partir de sus propias vivencias; en este caso específico la manera en que interactúan con las TIC. Este enfoque al darle voz a los miembros de la comunidad Emberá permite que sean ellos mismos quienes cuenten su experiencia, partiendo del sentido común (Moscovici 1979; Jodelet 1986) desde su perspectiva propia frente al objeto de representación, las TIC.

Para el caso de la relación entre la comunidad Emberá y las TIC, la Teoría de las Representaciones Sociales permite evidenciar la manera en que los individuos construyen su relación con las TIC y lo que esto implica en los comportamientos individuales y sociales, puesto que las representaciones sociales son un conjunto de ideas y conocimientos por medio de las cuales las personas comprenden, interpretan y actúan en la realidad social (Moscovici 1979). Jodelet (1986) amplía la discusión agregando que las representaciones sociales son una forma de conocimiento particular socialmente elaborado, que constituye el saber de sentido común de un grupo o sociedad y que opera como guía y orientador del comportamiento. Estos planteamientos nos permiten entrar en la discusión sobre cómo las TIC inciden en la vida cotidiana de los pueblos indígenas, al tratarse de artefactos y tecnologías que claramente hacen parte del desarrollo occidental.

Teniendo en cuenta que las representaciones sociales juegan un papel importante en la conformación de las identidades personales y sociales, así como en las expresiones culturales y la configuración de los grupos, poseer un repertorio común de representaciones sociales desempeña un papel importante en la configuración de la identidad grupal y en la formación de la conciencia de pertenencia grupal (Ibáñez, 1988). Dado que las TIC son integradas socialmente mediante representaciones que se construyen sobre todo a través de los medios de comunicación y de los modos de intercambio comunicativo que realizan los sujetos sociales (Martínez y Hurtado, 2003) la representación social que los Emberá construyen de las TIC, posibilita vislumbrar, en un primer momento, la complejidad de los procesos de uso y apropiación de la tecnología en sus contextos y vida cotidiana y finalmente la incidencia de estas dentro de la estructura social y cultural.

En cuanto a la pertinencia del uso de la teoría de las representaciones sociales para la investigación en comunidades, María Auxiliadora Banchs, nos da luces de cómo interpretar la pertenencia a los grupos sociales: 

[…] todos estamos insertos en una sociedad con una historia y un fondo de conocimiento culturales, pero todos estamos insertos en una parcela de esa sociedad. Es decir, en grupos que manejan una ideología y poseen normas, valores e intereses comunes que de alguna manera los distinguen como grupos de otros sectores sociales. A su vez, esos grupos están compuestos de individuos, hombres y mujeres que en el proceso de socialización primaria y secundaria van construyendo una historia impregnada de emociones, afectos, símbolos, reminiscencias personales, procesos motivacionales, pulsiones, contenidos conscientes e inconscientes, manifiestos y latentes (Banchs 1991, 13, citado en Araya 2002).

Una vez explicado el potencial teórico de las representaciones sociales, es necesario incorporar a la discusión algunos aspectos en relación con el tipo de acercamiento metodológico que este implica. 

Como ya se señaló, la teoría de las representaciones sociales permite centrar la atención en la perspectiva del sujeto, dejando que sean los miembros de la comunidad Emberá Chami, los que construyen el sentido cotidiano que se le da a las TIC en su comunidad y su incidencia en sus prácticas culturales, expresan su relación con dichas tecnologías. Es precisamente esta misma posibilidad la que da pie para que metodológicamente los estudios se centren en los sujetos, puesto que son ellos, los individuos, quienes constituyen el grupo social y por ende lo cultural e identitario dentro de sus comunidades y a la vez son ellos los que interactúan con los artefactos, los usan y apropian en el contexto cotidiano.

Si bien existen diferentes maneras de agrupar corrientes que han abordado de manera sistemática el estudio de las RS, una que resume en cierta manera a todas éstas es la que propone María Auxiliadora Banchs. Ella las agrupa en dos enfoques: el procesual y el estructural[9] (Banchs 2000).  El estructural se centra en la estructura de las representaciones, haciendo uso del método experimental, o bien de análisis multivariables que permiten identificar dicha organización.  El procesual, trata de abordar dos tipos de procesos: los cognitivos mentales, de carácter individual y los de interacción y contextuales de carácter social que inciden en la conformación de las representaciones sociales, es claro que esta manera de presentar los diferentes enfoques es esquemática, sin embargo, que lo que interesa es la visión epistemológica que está detrás de cada uno de ellos.

En la relación de los pueblos indígenas con las TIC, dadas las necesidades para abordar el fenómeno de una manera holística, el enfoque procesual es el que más se adecua, puesto que como explica Banchs (2000:3.4) citando a Jodelet, “las representaciones sociales son abordadas a la vez como el producto y el proceso de la actividad de apropiación de la realidad exterior al pensamiento y de elaboración psicológica y social de esa realidad. Es decir que se interesan en una modalidad de pensamiento bajo su aspecto constituyente –los procesos- y constituido – los productos o contenidos” Jodelet (1989, 37) en la relación de la comunidad Embera Chamí con las TIC es la manera sociocognitiva y socioconstruccionista en que se construye la relación, es decir se entiende esta relación más como un proceso que como un estado.

El enfoque procesual se caracteriza por “considerar que para acceder al conocimiento de las representaciones sociales se debe partir de un abordaje hermenéutico, entendiendo al ser humano como productor de sentido, y focalizándose en el análisis de las producciones simbólicas, de los significados, del lenguaje a través de los cuales los seres humanos construimos el mundo en que vivimos” (Banchs 2000, 3.6) por ende los instrumentos de acopio de la información en este enfoque, giran en torno a la producción de discursos.

En cuanto a los instrumentos de acopio de la información, se pueden identificar dos grandes tipos de métodos (Abric 2001) los interrogativos y los asociativos. Los interrogativos tienen la finalidad de recoger una expresión de los individuos que afecta al objeto representado, que puede ser verbal o figurativa. Por otro lado, están aquellos que se pueden denominar asociativos; éstos también se centran en una expresión verbal la cual el investigador trata de que sea espontánea y menos controlada y por ende más auténtica (Gutiérrez y Piña 2008, 35)

Para poder dar voz a los miembros de la comunidad es necesario seleccionar cuidadosamente los instrumentos para el acopio de la información, así como la línea de análisis que permita interpretar dicha información. En el caso del trabajo con comunidades indígenas, el instrumento más apropiado para dar la voz a los actores es la entrevista, esta técnica corresponde a la rama de los métodos interrogativos y permite la producción de discursos sobre las TIC.

Según Gutiérrez y Piña, “la actividad discursiva es el lugar donde las representaciones sociales se expresan de manera más compleja. Para Grize (1987) cuando se trabaja con instrumentos que buscan respuestas informativas, el sujeto interrogado, en la gran mayoría de los casos, se involucra en una serie de desarrollos explicativos, toma posición, expresa su pensamiento, examina los pros y los contras” (citado en Gutiérrez y Piña 2008, 35) En otras palabras, a través de la actividad discursiva que permite la entrevista, los miembros de la comunidad crean universos de significados que permiten al investigador encontrar elementos para la construcción de la representación sobre el objeto en sí.

En consecuencia, Gutiérrez (2006) señala que “dado que las representaciones sociales se encuentran preferentemente en las conversaciones ordinarias y en el espacio social informal, donde el devenir de las asociaciones y las prevalencias emocionales poseen un campo fértil para germinar; en los enunciados que se producen en aquellas situaciones los sujetos entrelazan narraciones, descripciones y argumentos que son contenedores de las imágenes adquiridas y reformuladas que determinan a las representaciones” (Gutiérrez 2006, 234) permitiendo el espacio idóneo para que los sujetos entrevistados expresen sus discursos sobre las experiencias de interacción con los artefactos, lo que significa para cada uno de ellos las experiencias con las TIC y de qué manera estas tecnologías se han incorporado en su vida cotidiana.

Ahora bien, teniendo clara la importancia que tiene el lenguaje para la construcción y la expresión de las representaciones sociales, ha surgido una corriente que postula que el estudio del discurso es la vía más idónea para su análisis[10] (Gutiérrez 2017 y 2006) esta corriente se basa en la argumentación y tiene como pilar interpretativo la lógica natural del lenguaje.[11]

Como explica Gutiérrez (2017) citando a Grize, desde la perspectiva de la lógica natural, la argumentación puede ser definida como un proceso de esquematización o de representación de la realidad, a partir de premisas ideológicas que se suponen compartidas y en vista de una intervención sobre un determinado público o auditorio, todo ello desde un lugar socialmente e institucionalmente determinado (Grize 1982, 2008).

Al analizar la lógica natural que interviene en las actividades discursivas, Grize (1974) corrobora el proceso de objetivación por medio de la noción de “esquematización”. Una persona que se dirige a otra utiliza los signos de la lengua para “darle a ver” su representación en una “esquematización” compuesta por imágenes. Ésta es construida en función de los objetivos perseguidos en la comunicación (Jodelet 1986, 484). Finalmente, Gutiérrez explica que “una de las ventajas que ofrece la lógica natural es precisamente el proporcionar un método de análisis que permite analizar tanto la forma como el contenido de las representaciones” (Gutiérrez 2006, 248)

Hacer uso de la teoría de las representaciones sociales para indagar sobre la complejidad de la relación de las TIC con las comunidades indígenas, permite como ya se explicó trabajar el fenómeno desde la perspectiva de los actores, lo que constituye una posibilidad de entender el fenómeno desde la lógica de los implicados desde sus contextos cotidiano, además de  proponer una mirada que vaya en otro sentido a la de las políticas estatales y permita a los entes que ejecutan las estrategias de inclusión digital tener una perspectiva más próxima a la realidad de los pueblos indígenas sobre el impacto de las TIC en estos territorios.

 

5. El acercamiento Metodológico

En un primer acercamiento a la metodología empleada para captar las representaciones sociales de las TIC en la comunidad Embera Chamí, se diseñó un instrumento que fue aplicado en el resguardo unificado de Pueblo Rico, Risaralda, específicamente se abordaron 6 líderes indígenas de la comunidad (Docentes, Políticos y Defensores de derechos) ubicados en el asentamiento Gitó Dokabu.

Puesto que se pretendía incluir a un sector específico de la población, debido a los limitantes de acceso que para ese momento del trabajo de campo se tenían, se optó por construir una entrevista semi estructurada dada su factibilidad al momento de extender el relato y posibilitar el diálogo con los sujetos, el instrumento se construyó a partir de 16 preguntas, cada una fue considerada como pieza importante para el aporte de información sobre las TIC, en su totalidad las preguntas fueron diseñadas para que se les diera respuesta de manera abierta y tenían que ver con las siguientes dimensiones:

  • La primera estaba orientada a indagar sobre las Tecnologías tradicionales en contraposición a las Nuevas tecnologías.
  • En la segunda, se plantearon preguntas sobre el Uso de tecnologías tanto de manera personal como comunitarios y la Importancia dentro de la comunidad.
  • Y en la tercera, se incluyeron preguntas que pusieran en contraposición la Cultura tradicional y los Beneficios y desventajas de las TIC dentro de la comunidad.

 

De dichas dimensiones incluidas en las entrevistas, para este texto solo se abordaron para su posterior análisis aquellas que tienen que ver con las tecnologías tradicionales y las nuevas tecnologías.

      La aplicación del instrumento fue realizada de manera individual y representó uno de los acercamientos al trabajo de campo de una investigación más compleja que aborda además de los líderes, dos comunidades y un rango más amplio en cuanto a los roles dentro de la comunidad de los entrevistados.

 

6. Algunos resultados del análisis

Es claro, que el tema de las TIC es bastante amplio y que existen varias líneas de análisis para su abordaje, sin embargo, este análisis se centra en la dimensión socio cultural, lo que se busca identificar en las representaciones más generales que los líderes de la comunidad Embera Chamí poseen respecto a las TIC y la relación cotidiana con la tecnología dentro del resguardo. El interés se centra en identificar los hábitos y costumbres socioculturales de los líderes en sus relaciones cotidianas con las TIC y que ventajas y desventajas encuentran en el uso y la apropiación de las TIC en su comunidad. A continuación, se presenta el análisis de algunos de los ítems de las entrevistas que están relacionadas con ciertos valores (ventajas, desventajas) relacionados a los aspectos socioculturales de la introducción de las TIC en la comunidad Embera Chamí. Estos valores que constituyen la manera en que la comunidad se relaciona entre sí y con las instituciones que están a su alrededor y que trabajan en temas de accesibilidad de las TIC.

Si bien, los ítems abordados no constituyen en sí la representación social de la comunidad Embera frente a las TIC, si reflejan una aproximación a las dinámicas de construcción de las mismas y la manera en que coexisten dentro de su cultura.

 

6.1 Tecnologías tradicionales y Nuevas Tecnologías

Partir del precepto de la inclusión tecnológica dentro de la comunidad Embera Chamí, necesariamente se debe entender que dentro de su cultura y cosmovisión existen métodos que han solucionado los requerimientos comunicacionales de la comunidad incluso antes de la llegada de la energía eléctrica[12] a la zona, de esta manera emerge la categoría de tecnologías tradicionales que permite hacer la diferencia entre el tipo de artefacto, la utilidad, el uso, las ventajas y desventajas y finalmente la actitud[13], dependiendo de la clasificación que cada individuo logre construir, diferenciando entre lo tradicional y lo “nuevo”, que en este caso hace referencia a las nuevas tecnologías.

 

 

Dos RS co – existentes

 

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

         

Como es evidente en los diferentes testimonios clasificados anteriormente[14], los líderes de la comunidad Embera Chamí identifican tanto las ventajas como las desventajas del uso de las TIC en su territorio, no sin antes diferenciar estas “nuevas” tecnologías de las tradicionales. Al momento de interpelar a través del instrumento el aporte de estas tecnologías tradicionales a su cultura, lo identifican de manera positiva, sin embargo en varios casos los artefactos nombrados como tradicionales responden más a tecnologías análogas ( máquinas de escribir o lapiceros) o simplemente a medios de comunicación que ya no son tan usados (televisión o radio) y no a artefactos que hacen parte de su cultura y que aún son usados en sus actos ceremoniales y tradiciones (el caracol o la cerbatana).

En cuanto a las lógicas de la inmediatez, estas resultan determinantes a la hora de clasificar los dos tipos de tecnología, de esta manera la tecnología tradicional incorpora valores culturales, tradicionales y comunitarios de los cuales carecen las nuevas tecnologías que para ellos resultan individualizantes y de poco aporte para su cultura, otro factor a tener en cuenta es la  accesibilidad de las tecnologías tradicionales, las cuales resultan lentas y no permiten la masificación de los mensajes, todo lo contrario a las nuevas tecnologías que son asociadas a la inmediatez y en donde se reconoce un punto a favor para los temas de organización social y política y que permiten difundir rápido y a muchas personas un determinado mensaje. 

Finalmente las nuevas tecnologías permiten clasificar los usos que los líderes identifican en su comunidad, pasando por los factores educativos, comunicativos, entretenimiento, culturales y sobre todo políticos, factor que resulta particularmente interesante pues es el que más se repite y está cargado de mayor receptividad y en donde encuentran mayor provecho para el uso, acompañado del educativo y el comunicativo que terminan siendo desde la observación las dos justificaciones con las que llegan las TIC a la comunidad.

 

7. Conclusiones

Al captar y reconstruir la relación entre TIC y pueblos indígenas podemos darnos cuenta que es una relación desigual en donde los gobiernos y empresas privadas han impuesto bajo la excusa del tratado de Túnez políticas poco inclusivas a las culturas indígenas que resultan invasivas e impositivas impactando de manera directa su cultura e identidad.

Es necesario centrar la atención en las investigaciones desde una perspectiva etnográfica que atienden los sentidos variados de las transformaciones de las TIC en los pueblos indígenas, para que las acciones estatales estén al tanto basándose en conocimientos científicos, con estudios que se centren en las perspectivas de los actores.

El enfoque teórico-metodológico de las representaciones sociales permite entender lo qué piensa la gente y cómo llega a pensar así, y, por otro lado, la manera en que los individuos conjuntamente construyen su realidad y, al hacerlo, se construyen a sí mismos y sus actitudes frente a la realidad. Dicha interpretación es posible gracias a los discursos que se construyen frente al objeto de representación las cuales sirven como material para la construcción de la representación social.

La construcción de las RS de las TIC en la comunidad Embera Chamí están mediadas por la necesidad de comunicarse en sus múltiples migraciones y mantener su organización social. Además, líderes de la comunidad no reconocen como beneficiosa la incidencia del estado y las estrategias de apropiación tecnológica, sin embargo, reclaman su derecho a las herramientas tecnológicas para la educación.

Las dos representaciones que co–existen son fácilmente identificables al momento de hablar para este caso, con los líderes, sin embargo, la relación directa con los artefactos no está construida desde las lógicas de clasificación conocidos (analógicos, digitales, electrónicos, etc.)

Finalmente centrar la atención en la manera en que las comunidades indígenas construyen sus procesos de objetivación frente a los artefactos tecnológicos y cómo estos inciden en las estructuras sociales y culturales para hacer latente la complejidad de la incorporación de las TIC en los pueblos indígenas.

 

 

 

Referencias

Abric, J.-C. 2001. Metodología de recolección de las representaciones sociales. En Jean-Claude Abric (coord.). Prácticas sociales y representaciones. México: Ediciones Coyoacán.

 

Araya, Sandra. 2002. Las representaciones sociales: ejes teóricos para su discusión. Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales. Costa Rica.

 

Banchs, M. 1991. Representaciones sociales: pertinencia de su estudio y posibilidades de su aplicación. Boletín de AVEPSO, XIV, 3-16.

 

Banchs, M. A. 2000. “Aproximaciones procesuales y estructurales al estudio de las representaciones sociales” en Papers on Social Representations. Textes sur les représentations sociales, vol. 9, pp. 3.1 – 3.15, SIN 1021-5573.

 

Beltrán, L. R. 1968. Comunicación y modernización. Significación, papeles y estrategias. (Tesis de maestría no publicada). Michigan State University. 

 

Cardona Arias, J, Rivera Palomino, Y. 2012. Representaciones sociales sobre medicina tradicional y enfermedades foráneas en indígenas Embera Chamí de Colombia. Revista Cubana de Salud Pública, 38 (3), 471-483.

 

Cuevas Cajiga, Y, Mireles Vargas, O. 2016. Representaciones sociales en la investigación educativa. Estado de la cuestión: producción, referentes y metodología. Perfiles Educativos, XXXVIII (153), 65-83.

 

Cuesta Moreno, Ó. 2012. Investigaciones radiofónicas: de la radio a la radio indígena. Una revisión en Colombia y Latinoamérica. Ánfora, 19 (33), 165-183.

 

Esquema de Ordenamiento Territorial Municipio de Pueblo Rico, Risaralda. 2017.

 

Farr, R. 1986. Las representaciones sociales. En Serge Moscovici, Psicología social II, Barcelona, Paidós, pp. 495-506.

 

Gómez Mont, C. 2012. Políticas públicas, educación indígena y sociedades del conocimiento: un marco de reflexión para su comprensión e implementación en México, en Sánchez Vanderkast, Egbert John (coord.) La naturaleza objetiva y subjetiva de las Políticas de Información,UNAM, Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, México, pp. 51 – 86

 

Grize, J. 2008. El punto de vista de la lógica natural: demostrar, probar, argumentar. En Doury, Marianne y Moirand, Sophie (eds.) La argumentación hoy. Encuentro entre perspectivas teóricas. Madrid: Montesinos, pp. 43-53.

 

Grize, J. 1982. De la logique a l'argumentation. Genève : Librairie Droz.

Guber, R. 2004. El salvaje metropolitano: Reconstrucción del conocimiento social en el trabajo de campo, Argentina, Editorial Paidós.

 

Gutiérrez Vidrio, S. 2017. Argumentación y lógica natural: la propuesta de Jean-Blaise Grize. Signo, Santa Cruz do Sul, v. 42, n. 7

 

Gutiérrez Vidrio, S. 2015. Fundamentos teóricos de las representaciones sociales en Roberto Torregrosa (coord.) Representaciones Sociales, Campo Jurídico y Comunicación con Equidad. Aproximaciones teórico-metodológicas para su estudio. Bogotá: Editorial Temis.

 

Gutiérrez Vidrio, S. 2006. Las Representaciones sociales desde una perspectiva discursiva, Revista Versión. Estudios de Comunicación y política., Núm.17, México: UAM Xochimilco pp.231-256

 

Gutiérrez Vidrio, S. Piña, J. 2008. Representaciones sociales: teoría y métodos en Educación Superior. Estudios de Representaciones Sociales, Coordinadores: María Isabel Arbesú, Silvia Gutiérrez y Juan Manuel piña. Gernika. 13 - 48

 

Ibáñez, T. 1988., Representaciones sociales, teoría y método, en Tomas Ibáñez, (Coordinador), Ideologías de la vida cotidiana, Barcelona, Sendai.

 

Jodelet, D. 1986. La representación social: fenómenos, conceptos y teoría. En Moscovici, S. Psicolología social II. Barcelona: Paidós, 469-494.

 

Martínez Restrepo, C. Hurtado Vera, G. 2003. Nuevas tecnologías y construcción de representaciones sociales. El Hombre y la Máquina, (20-21), 24-29.

 

Moscovici, S. 1979. El psicoanálisis, su imagen y su público. Buenos Aires, Argentina: Huemul S. A.

Mora, Juan., Rodríguez, R. 2006. Conocimiento e información en la sociedad global. Revista El Cotidiano, 139, 60-74.

 

ONU. 2003–2005. Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. Documentos Finales, Plan de Acción de Ginebra. Ginebra–Túnez: Organización de las Naciones Unidas, Unión Internacional de Telecomunicaciones, CMSI.

 

Perera Pérez, M. 2003. A propósito de las representaciones sociales: apuntes teóricos, trayectoria y actualidad. En CD Caudales. La Habana: Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, CIPS.

Rogers, Everett M. 1973. Communication strategies for family planning. New York: The Free Press.

 

Winocur, R. Sánchez V, Rosario. 2016. Familias pobres y computadoras. Montevideo, Uruguay: Editorial Planeta.

 

Winocur, R. 2007. “La apropiación de la computadora e Internet en los sectores populares urbanos”, Revista Versión. Estudios de Comunicación y política., Núm.19, México: UAM Xochimilco pp.191-216

 



[1] Tomado de Comunicado de prensa UIT, Ginebra, 28 febrero 2003, http://www.itu.int/newsroom/press_releases/2003/10-es.html

[2] Entendiendo a las TIC no como un conjunto de artefactos si no como un proceso social que involucra aspectos comunicativos y de interacción entre los entes gubernamentales que llevan la tecnología a los territorios y los pueblos indígenas que reciben y que interactúan frente al mundo.

[3] Este término es usado para hacer referencia al proceso por el cual la adopción de la tecnología en familias pobres depende de que las personas, familias y/o comunidades adviertan en ellas alguna ventaja para mejorar sus condiciones de vida en términos generales o particulares, y ejecuten acciones concretas para ello (cf. Winocur y Sánchez año). 

[4] Esta idea se desarrolla más a fondo en los textos de Cuesta (2012) sobre radio indígena y se refiere a una agenda política nacional de los pueblos indígenas frente al gobierno nacional compuesta por las demandas de sus derechos y que se puede encontrar claramente en las producciones radiofónicas donde se abordan los reclamos sobre el territorio, la educación propia y la autonomía de los pueblos indígenas en Colombia, aunque esto, según el autor se puede encontrar a nivel Latinoamérica.   

[5] Es una porción de tierras delimitada, con títulos de propiedad colectiva, donde habita un pueblo de características similares de acuerdo a su cultura, gobernada por una autoridad tradicional de acuerdo a sus usos y costumbres, además son territorios que por sus características son inalienables, imprescriptibles e inembargables (tomado del Esquema de Ordenamiento Territorial Municipio de Pueblo Rico 2017)

[6] Es una asociación de entidades públicas, que genera oportunidades de desarrollo para los niños y jóvenes colombianos, mejorando la calidad de la educación, mediante la dotación de herramientas tecnológicas, la formación y acompañamiento a las comunidades educativas. (tomado de http://www.computadoresparaeducar.gov.co/es/nosotros/que-es-computadores-para-educar) 

[7] Los Kioscos Vive Digital son puntos de acceso comunitario a Internet para los niños, jóvenes y adultos en zonas rurales de más de 100 habitantes, ubicados en las zonas más alejadas de Colombia, donde pueden conectarse a internet y recibir capacitaciones gratuitas en uso y apropiación de las TIC. (tomado de http://www.mintic.gov.co/portal/vivedigital/612/w3-propertyvalue-7059.html)

[8] Para Winocur y Sánchez esta dinámica de la apropiación tecnológica es de vital importancia en la disminución de la brecha digital, puesto que “no pareciera agotarse solamente con el acceso a un dispositivo específico sino, fundamentalmente, mediante acciones programáticas que promuevan la apropiación efectiva de nuevas competencias, lo que podría traducirse en un modo de utilización más provechoso” (Winocur y Sánchez 2016, 55)

[9] La idea de la existencia de dos modos de abordaje de las representaciones sociales que podrían identificarse uno como procesual y otro como estructural surgió por analogía respecto a la división existente entre el interaccionismo simbólico procesual de la escuela de chicago y el interaccionismo simbólico estructural de la escuela de Iowa. (Banchs 2000, 3.3)

[10] Cabe aclarar que los planteamientos expuestos en este texto sobre la perspectiva discursiva de las RS son en su totalidad basado en el trabajo de Gutiérrez (2017 y 2006).

[11] La teoría de la lógica natural, desarrollada por los investigadores que conforman esta corriente (Grize, Vignaux, Borel) concibe al discurso como una actividad compleja que uno puede caracterizar por cuatro aspectos: 1. es una actividad de un sujeto locutor; 2. utiliza una lengua natural; 3. está finalizada, en el sentido de que se trata del prójimo; 4. se desarrolla siempre en una situación. (Gutiérrez 2006, 241)

 

[12] Este punto ha sido identificado como el punto de partida para hablar de nuevas tecnologías o de tecnologías tradicionales, dentro de las entrevistas los sujetos diferencian los artefactos dependiendo de si fueron introducidos antes o después de la llegada de la energía eléctrica.

[13] Categoría que hace parte de una interpretación más profunda por parte del investigador puesto que no aparece de manera literal dentro de las entrevistas pero que claramente emergen a simple vista.

[14] Cabe aclarar que esta clasificación y análisis de los testimonios fue elaborado en acompañamiento de la Doctora Silvia Gutiérrez como un ejercicio preliminar a la investigación desarrollada durante los años 2016 – 2018 dentro de la maestría en comunicación y política de la UAM Xochimilco y que no hizo parte del corpus final.



Revista nuestrAmérica, ISSN 0719-3092, es una publicación seriada de investigaciones científicas y académicas con especial interés en el pensamiento crítico y descolonial. La edición es realizada por el grupo académico Corriente nuestrAmérica desde Abajo en la ciudad de Concepción, Chile. Esta publicación es coordinada por su directorio desde Argentina, Chile, Brasil y México. Revista nuestrAmérica no aplica ningún tipo de cobro por procesamiento de contenidos y adhiere a las políticas de acceso abierto. Esta revista adhiere a las políticas mínimas comunes del primer acuerdo de Deycrit-Sur. Todo lo aquí publicado se realiza exclusivamente bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

Para más informaciones comuníquese a través del correo contacto@revistanuestramerica.cl